El ministro de Defensa de Venezuela, General Vladimir Padrino López, activó un nuevo sistema misilístico antiaéreo con el que Venezuela modernizó su mecanismo de defensa. “Creo que no hay un sistema en el mundo que se equipare con el sistema misilístico Buk de fabricación rusa”, dijo Padrino López.

Según el ministro de Defensa venezolano los misiles pueden alcanzar hasta 50 kilómetros de distancia y explorar un aérea de hasta 180 kilómetros.

La prueba de los equipos rusos fue realizada como parte de las maniobras militares de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que iniciaron el sábado y terminan el próximo 28 de marzo.

Recientemente Padrino López aseguró que “si hiciese falta empuñar las armas, allí están nuestros soldados y soldadas”, para defender a Venezuela ante una eventual agresión militar de Estados Unidos.

El senador Marco Rubio pidió al gobierno del presidente Barack Obama que también incluya al ministro de Defensa venezolano en la lista de funcionarios del gobierno de Maduro sancionados estar vinculados a la violación de derechos humanos.

Padrino firmó en enero pasado la resolución 008610 que, en contra de la Constitución, autorizó el uso de armas de fuego por efectivos militares para reprimir protestas. Voa

Nicolás maduro, presidente de Venezuela.

Nicolás maduro, presidente de Venezuela.

Estados Unidos: «No planeamos invadir a Venezuela’

El representante de Estados Unidos ante la OEA rechazó las acusaciones venezolanas de que se está preparando una acción militar contra Venezuela y recordó que no es EE.UU. el creador de la crisis que vive el país.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, acusó antes a Estados Unidos de estar preparando una intervención militar y querer apropiarse de sus reservas de petróleo.

Ambos hablaron durante una sesión especial en la Organización de los Estados Americanos, dedicada a escuchar las posiciones sobre la orden ejecutiva del presidente Barack Obama contra siete funcionarios venezolanos acusados de violar los derechos humanos.

“Nosotros sabemos, porque lo dice la historia, que este tipo de sanciones preceden y coinciden con intervenciones militares”, advirtió Rodríguez, poniendo el ejemplo de lo que sucedió con el embargo a Cuba “y que ahora el mismo presidente Barack Obama ha considerado como un error”.

La canciller venezolana rechazó que las sanciones estén limitadas a siete individuos. “No se trata de siete funcionarios, es muy amplia la potestad de la orden para imponer sanciones sin importar a quien y pretenden apropiarse de los mayores depósitos de petróleo del mundo”, aseguró.

Se quejó además de que la declaración de “amenaza nacional” con la que se ha calificado a Venezuela es desproporcionada.

El representante interino de EE.UU., Michael J. Fitzpatrick, contestó que la orden del presidente ha sido sacada de contexto y que la declaración de amenaza es solo un requerimiento legal para imponer sanciones.

“No estamos preparando una invasión a Venezuela. No estamos preparando un golpe de estado contra el gobierno de Nicolás Maduro. No estamos minando la economía. No estamos atentando contra la soberanía nacional de Venezuela”, dijo.

“Lo que quiere Estados Unidos es que el gobierno de Venezuela respete a los venezolanos. Que Venezuela hable con los venezolanos”, dijo el diplomático.

Fitzpatrick remarcó que la orden ejecutiva del presidente “sí deja claro que hay una erosión de los derechos humanos en Venezuela y lo único que dice es que aquellos violen los derechos humanos no son bienvenidos en Estados Unidos ni pueden utilizar su sistema financiero”.

Para remarcar la idea, la secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, calificó como «falso» que EE.UU. esté planeando una intervención militar, y que las sanciones para los funcionarios venezolanos eran para proteger la soberanía y sistemas financieros de EE.UU. Voa