El nuevo gerente de los Mets, Terry Collins, rodeado de periodistas en Citi Field. Foto Javier Castaño

Terry Collins es el nuevo gerente de los Mets y aspiran a ganar. “José Reyes ha estado enfermo y espero que vuelva a ser dinámico, porque él solo puede cambiar el resultado de un juego”, le respondió a QueensLatino.com cuando le preguntamos qué esperaba del pelotero dominicano.

La presentación de Collins a la prensa se hizo en el quinto piso del nuevo estadio Citi Field de Flushing, Queens. “No le grito a los jugadores, pero sé disciplinarlos”, dijo Collins. “Y buscaré un entrenador en el que pueda confiar porque hay mucho trabajo por hacer”.

Los Mets se han vuelto expertos en perder. En los últimos años le han dado a sus fanáticos muy pocos triunfos. En cambio, han sido blanco de numerosas críticas y ataques. El despido de los dirigentes Omar Minaya y Jerry Manuel el pasado octubre fue la gota que colmó la paciencia de los dueños del equipo de béisbol que tiene su sede en un vecindario mayormente latino.

Collins pensó recientemente en retirarse, tiene 61 años, pero los dueños de los Mets lo convencieron para que no lo hiciera. Ahora es el gerente número 20 de esta franquicia del deporte de la pelota. Los términos del contrato no fueron revelados, pero Collins tendrá puesto con los Mets hasta el 2013 y su renovación depende de cómo se comporten los peloteros en el campo de juego. Es decir, si ganan más de lo que pierden.

“No conozco a los muchachos, pero les garantizo que tendrán una voz en el equipo y un líder, además de una política de puertas abiertas”, dijo Collins. “Podrán ingresar a mi oficina cuando quieran, pero yo los visitaré en los camerinos con más frecuencia que ellos a mí”.

Collins dijo que ganarán algunos partidos, pero que no podía garantizar el triunfo. “Tengo mucho respeto por este deporte y he aprendido a manejar las presiones y la intensidad de algunas personas. Con los años he aprendido a ser más paciente.

“A Nueva York nadie viene a reinventarse, sino a ser mejor. He hecho cosas erróneas en el pasado, pero no las voy a repetir aquí.

“También traeré diversidad a este equipo”, dijo Collins con la gorra de los Mets y con la camiseta que tiene el número 10. “Mi esposa cree que merezco el 10”, dijo a manera de chiste.

Collins manejó a los Angeles de Anaheim de 1997 a 1999, y los Astros de Houston de 1994 a 1996, imponiendo un récord de 444-434 (.506).

Collins ha estado vinculado al béisbol por más de 50 años y éste año había unido a los Mets como el responsable de todo lo relacionado a las Ligas Menores del equipo, incluyendo instructores y peloteros.

“Terry siempre ha sido beisbolista y representa el paquete completo como líder, por su capacitación, compromiso emocional y deseo de triunfo”, dijo Sandy Alderson, gerente general de los Mets. “Creemos que su conocimiento, energía, inteligencia, intensidad y contacto directo con los peloteros, traerá un impacto positivo a este club y en el terreno de juego”.