Las primarias de este martes siguen a un intento de Ted Cruz y John Kasich por impedir que Donald Trump logre los 1.237 delegados necesarios para la nominación.

Trump y Clinton dominaron las elecciones primarias de este martes 26 de abril.

El magnate Donald Trump arrasó en las primarias republicanas en cinco estados, mientras la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, en el campo demócrata ganó cuatro y el senador Bernie Sanders, uno.

Según las proyecciones, Trump ganó en Connecticut, Delaware, Maryland, Pennsylvania y Rhode Island. Hillary Clinton ganó Maryland, Delaware Pennsylvania y Connecticut, mientras Sanders ganó Rhode Island.

Trump obtuvo entre el 55 y el 65% de los votos en todos los estados, sacando entre 20 y 40 puntos de diferencia a sus rivales. Su jefe de campaña, Corey Lewandowski, afirmó que con estos triunfos, para el senador por Texas, Ted Cruz, es matemáticamente imposible alcanzar los 1.237 delegados necesarios para ganar la nominación.

Trump también reiteró ese mensaje desde Nueva York, donde habló y respondió preguntas a la prensa. “En lo que a mi concierne, esto se acabó”, dijo.

Cruz opinó lo contrario y mostró la portada del periódico USA Today, en que un titular dice que el 40% de los votantes republicanos aseguran que no votarían nunca por Trump.

Pero lo cierto es que con los triunfos de este martes 26 de abril, tanto Trump como Clinton estarían más cerca de la nominación presidencial en sus respectivos partidos.

En el lado demócrata, la ex secretaria de Estado aumentó su ya enorme ventaja en el número de delegados para la nominación demócrata sobre Bernie Sanders, pero el senador por Vermont está llevando a cabo una exitosa campaña con su mensaje de inequidad.

Artículos relacionados

 Trump ridiculiza esfuerzo por quitarle la nominación

La estrategia pretende evitar que Trump llegue a ganar los 1.237 delegados que se necesitan para ganar la nominación. Trump replica que ambos están “muertos matemáticamente y están desesperados”.

Trump: Alianza Cruz-Kasich es un “complot”

“¡Que noche más grande!”, dijo Clinton desde Filadelfia, donde celebró sus triunfos.

“Con su ayuda vamos a regresar a Filadelfia para la Convención Demócrata con la mayor parte de los votos y de los delegados, a unir el partido”, prometió.

El panorama será mucho más claro después del 7 de junio, cuando las últimas elecciones primarias tengan lugar en seis estados, incluyendo California. Voa