Impedir que los homosexuales presten servicio militar bajo la política de “No pregunte, No diga” es inconstitucional. Así lo determinó una jueza federal de California. En dos semanas la jueza Virginia Phillips planea emitir una orden que impide la práctica de este proceder cuando el gobierno está reclutando soldados.

El gobierno, que en este caso actuaba como el acusado, no logró convencer a la jueza de que la política de no preguntarle a los posibles reclutas si son homosexuales, era una práctica necesaria para mantener el interés militar en esta nación. “El acusado falló en demostrar que esta práctica es necesaria”, fue el fallo de la jueza Phillips.

El gobierno puede apelar esta decisión y el Departamento de Estado manifestó que están revisando el fallo.

El caso fue llevado a la corte por la organización republicana que lucha por la igualdad de derechos de los homosexuales y conocida bajo el nombre de Log Cabin Republicans.

El abogado de esta organización, Daniel Woods, se mostró satisfecho.

“Es una victoria por la igualdad de los derechos porque de ahora en adelante el servicio militar estará a disposición de todos los americanos sin importar su orientación sexual”, dijo Woods.

La jueza Phillips escribió: “Esta práctica le niega a los soldados homosexuales la posibilidad de disfrutar de una ‘conducta íntima’ en sus relaciones personales… “.

El director de Log Cabin Republicans reaccionó así: “Como estadounidense y veterano estoy muy orgulloso de la decisión con respecto a la obsoleta práctica de “No pregunte, No diga” por violar la Constitución. Con esta decisión de la juez todos los estadounidenses hemos triunfado y no sólo Log Cabin Republican”.