Desde la izquierda: Candidato Francisco Moya, senador José Peralta, abogado Bryan Pu-Folkes, concejal Julissa Ferreras, concejal Danny Dromm y el padre de Julissa, Julio Ferreras.

La política jugó un papel importante en el Desfile Colombiano de Queens que hace 10 años se realiza en este condado. “¿Monserrate? Pobrecito… Ya es hora de que acepte la realidad”, dijo Rafael Castelar, fundador del desfile. “Pero no podemos caerle al caído o ser malvados con Monserrate”.

Uno de los primeros en desfilar fue el ex senador estatal Hiram Monserrate, quien ha apoyado éste desfile desde el comienzo. Monserrate es ahora candidato al distrito 39 de la Asamblea, después de ser expulsado del Senado como consecuencia de haberle cortado accidentalmente la cara a su novia Karla Giraldo y por “secuestrar” el Senado de Nueva York por varios días en complicidad de otros senadores, incluyendo a Pedro Espada de El Bronx. Monserrate fue hallado culpable sólo de estrujar a su novia Giraldo en un edificio de la calle 83.

La “realidad” de la que habla Castelar tiene que ver con la expulsión de Monserrate del Senado y su posterior derrota en las urnas, cuando José Peralta se apoderó de su silla en el Senado de Nueva York. Todos estos políticos son demócratas y su máximo líder es el congresista Joseph Crowley, quien no asistió al desfile pero envió un bus atiborrado de letreros de campañas políticas. El bus tenía su nombre y el de Michael Den Dekker y Jeffrion Aubry, quines buscan ser reelegidos a la Asamblea de Nueva York.

El candidato Hiram Monserrate y su novia Karla Giraldo.

La maquinaria de Queens también está apoyando a dos nuevas figuras de la política de Queens: Francisco Moya, de origen ecuatoriano y candidato a la Asamblea, y Jessica Ramos, quien desea ser elegida como líder distrital en la plancha demócrata. El problema de Monserrate es que está enfrentando solo a la maquinaria demócrata. Y los políticos no lo quieren ver ni en pintura.

La concejal Julissa Ferreras, quien fue la mano derecha de Monserrate, marchó en el desfile, pero no quiso subir a la tarima. ¿La razón? Monserrate y su novia Giraldo fueron los primeros en encaramarse en la tarima. “No se subió ni entregó la proclama porque estaba Monserrate en la tarima”, dijo Castelar. “Peralta ni se acercó a la tarima y el concejal Danny Dromm pasó derecho sin importarle la tarima”.

La respuesta de Monserrate: “Es una desgracia que estos políticos estén mezclando sus campañas con un acto cultural. Su actitud fue un irrespeto a los colombianos y menospreciaron a los latinos de Queens”.

Monserrate dijo que su campaña por conquistar un puesto en la Asamblea va viento en popa y a toda marcha. “Tengo un récord de 10 años de servicio a la comunidad y mí contrincante Moya es un joven que ha ganado un buen salario cabildeando para Cable Vision y no ha hecho nada más”.

Jessica Ramos, candidata a líder distrital.

Jessica Ramos, la candidata a líder distrital y de origen colombiano, fue la única que se trepó a la tarima. “Subí y hablé ante mis compatriotas porque estoy orgullosa de ser colombiana y necesito su apoyo en las elecciones del próximo 14 de septiembre”, dijo Ramos a QueensLatino.com.

La opinión generalizada es que si los políticos latinos de Queens estuvieran unidos, se tomarían la maquinaria del partido demócrata en un abrir y cerrar de ojos. La caída de Monserrate fue el presagio de un sueño convertido en pesadilla para los latinos de Queens. “Ahora son usados por la maquinaria”.

Desde el año pasado, cuando crecieron los problemas de Monserrate, el Desfile Colombiano de Queens se ha visto deslucido. Este años recortaron su recorrido, que comenzó en la calle 69 y terminó en la 86. “No hubo buen talento y asistió poca gente”, dijo John Santos, quien se paseó por el desfile antes de que cayera el chaparrón sobre la Gran Manzana.

“No quiero que le pase al desfile lo mismo que le pasó al festival del Centro Cívico Colombiano en el Parque Flushing. Quiero que siga siendo algo bonito, que refleje el poder de Colombia y su comunidad, y que se mantenga lejos de la política”, dijo Castelar.

Sin embargo, el cónsul de Colombia en Nueva York, Francisco Noguera, no asistió al desfile. El público puso su entusiasmo y agitó la bandera amarilla, azul y roja como de costumbre. Algunos espectadores gritaban “viva Colombia” a medida que avanzaban las carrozas. Una mujer se desmayó del calor y hubo un “problemita” con una de las chivas…

Adolfo del Valle, el coordinador del desfile, se mostró entusiasta con el resultado del evento, la presencia de las carrozas y con la alegría de la gente. La consultora de finanzas Luz Quintero fue la Gran Mariscal del desfile. Se presentaron grupos folklóricos como Tambores Latinos y orquestas de música bailable como el Grupo Canela, integrado sólo por mujeres.

El folklore colombiano y su gente se impusieron en el desfile.

Monserrate marchó y se montó en la tarima, pero no habló. Moya ni se montó en la tarima. Ahora la comunidad latina de Queens espera un debate político entre estos dos candidatos para conocer sus opiniones sobre inmigración, ‘gentrification’, participación cívica, políticas de inclusión, desempleo, educación, calidad de vida, derecho al voto y, por qué no, ¿cuál es el verdadero poder político de los latinos en Queens?

“Yo no podía expulsar a Monserrate y ahora me voy a Bogotá a la posesión de Juan Manuel Santos como próximo presidente de Colombia”, concluyó Castelar.

El bus del congresista Joseph Crowley.

Fotos: MOGOLLAN (347) 571-7641 © Copyright  MOGOLLAN EMPIRE 2010, Derechos Reservados. www.eventosypersonajes.blogspot.com