Ella, quien tuvo el privilegio de usar su cuerpo de mujer para poder ser madre, conociendo así el amor incondicional, sin esperar nada a cambio y quien perdona todo. “Porque el corazón de una madre es un abismo profundo donde siempre encontraras el perdón”, dice el refrán.

Aquella que llora en silencio el dolor que más duele, el de los hijos y que celebra sus triunfos y alegrías. Para una madre es difícil aceptar que cada uno de sus hijos tiene su propio camino y reconocer sus procesos.

Esa mujer que siente la necesidad de soltar y dejar volar, porque entiende que ha cumplido su misión, aunque duela. La madre espera que sus hijos vuelen alto y que su recorrido esté lleno de satisfacciones.

La mujer que le dio a la extensión de su vida, sus hijos, lo mejor que tenía. Si no otorgó más es porque no tenía más para dar. La madre es aquella que muchas veces de rodillas le pide al creador que sufra en lugar de sus hijos.

Todas aquellas madres que en sus vientres anidaron a sus hijos y aquellas que solo sintieron que sus hijos crecían en sus corazones.

Madres que se quedaron solas en sus hogares o decidieron emigrar con el fin de hallar un futuro mejor para sus hijos.

Esa mujer que en su fragilidad exhibe fortaleza más allá de lo imaginable y que se resiste muchas veces a aceptar que los hijos no son suyos, que llegaron a este mundo a forjar su propio destino.

Ella es simplemente un ser humano, una mujer imperfecta, con derecho a sentir rabia, frustración y dolor. La madre también trae una historia a cuestas y ha hecho lo mejor de acuerdo a su capacidad y nivel de conciencia.

Tal vez la tuya no ha sido la madre que esperabas, pero te dio el regalo más grande que te podían dar: la vida. Sólo por eso merece ser honrada.

¿Te has preguntado cuál fue la historia de tu madre y cuáles fueron sus sueños e ilusiones? Quizás en las repuestas encontraras las razones para amarla, adorarla y admirarla.

Solo recuerda que tú la elegiste como madre para vivir tus experiencias en este tiempo de vida y que tienes con ella un contrato de almas. Feliz día de las madres.