Por Mauricio Hernández

Con el comienzo del verano, el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York y la Unidad de Asuntos Comunitarios del Alcalde Bill de Blasio iniciaron una masiva campaña de información acerca de Zika, sus efectos y consecuencias. Las autoridades insistieron en la prudencia que deben tener las mujeres en estado de embarazo, o con planes de hacerlo, de viajar a Latinoamérica, donde podrían contraer el virus de esta enfermedad que ocasiona microcefalia y otras malformaciones en los bebés recién nacidos.

“Lo más preocupante del Zika es que no hay tratamiento, ni vacuna contra la infección y el 80 por ciento de los afectados no presenta síntomas”, dijo a los transeúntes Oxiris Barbot, primera comisionada adjunta del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York, que junto con un grupo de personas repartió volantes de información en inglés y en español en la estación de la calle 90 del tren 7, en Jackson Heights, Queens.

La campaña es en toda la ciudad. En Corona, a la salida del subway de la línea 7, en la calle 90 con avenida Roosevelt, la zona más densamente poblada de niños y mujeres en estado de embarazo de Nueva York, varias personas del Departamento de Salud repartían a mano los volantes desde las 8:00 de la mañana con información sobre el Zika. En Nueva York se han reportado 197 casos de Zika y 20 mujeres estaban embarazadas al momento del diagnóstico.

Representantes del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York repartiendo volantes con información sobre el Zika en español e inglés.

Representantes del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York repartiendo volantes con información sobre el Zika en español e inglés.

“Llegué hace dos meses de Colombia y tengo un salpullido por todo el cuerpo”, dijo Yolanda Gutiérrez, una colombiana que se acercó a recoger el volante .

“En Nueva York no hay mosquitos que transmitan el Zika y los síntomas duran una semana”, dijo una de las personas que estuvo informando en inglés y en español. “Por lo que es muy importante si esta embarazada y visitó un país latinoamericano que se haga una prueba de detección del Zika».

El volante advierte a estas personas: “Usted está embarazada y estuvo en una área afectada por el Zika estando embarazada” y “Usted está embarazada y, durante el embarazo, ha tenido sexo vaginal, anal u oral, sin condón, con un hombre que estuvo en un área afectada por el Zika”.

«Por ser Nueva York una ciudad internacional, desde noviembre del año pasado hemos desarrollado un plan de ataque contra el Zika», dijo la doctora Herminia Palacio, vicealcaldesa de salud de esta ciudad. «Y estamos preparados para enfrentar cualquier situación»

«Esta es una campaña en toda la ciudad y el mensaje es que si está embarazada o planea embarazarse, evite los países infectados. Este año debemos reconsiderar una vacaciones en los países infectados», concluyó la doctora Mary T. Bassett, Comisionada del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York.

Desde enero de este año, la ciudad ha visitado 120 vecindarios para llevar información o realizar foros sobre el Zika. La inversión de esta ciudad para combatir el Zika asciende a 21 millones de dólares en tres años, incluyendo un aporte equitativo del estado de Nueva York.