Tanto Sudáfrica como México no mostraron un alto nivel de fútbol.

México no mostró buen juego, aunque logró hacerle un gol a Sudáfrica en su propia tierra, algo meritorio. La selección azteca debe de mostrar algo mejor si quiere avanzar a la segunda ronda. El encuentro entre Francia y Uruguay también resultó en empate sin anotaciones y el partido fue aburridor. En otras palabras, los dos primeros encuentros del Mundial 2010 dejan mucho que desear del nivel del fútbol internacional y ojalá que vengan encuentros mejores, porque el primer día fue una desgracia por la ausencia de talento, buenas jugadas y goles atractivos.

Uruguay y Francia empataron sin goles en el Mundial 2010.

Los seleccionados de Francia y Uruguay igualaron sin goles en Ciudad del Cabo, en el debut de ambos en el Grupo A del Mundial de Sudáfrica 2010. Fue expulsado Nicolàs Lodeiro en el equipo de Oscar Tabárez.. Como más temprano también empataron el anfitrión y México, ningún equipo despegó en la jornada inicial del certamen.
El encuentro, deslucido y aburrido, se disputó en el estadio Green Point, de Ciudad del Cabo, con el arbitraje del japonés Yuichi Nishimura, que en el segundo período expulsó al uruguayo Nicolás Lodeiro, por infracción a un rival estando amonestado.

Uruguay, dirigido por Oscar Washington Tabárez comenzó el partido con tres en el fondo, cuatro mediocampistas , un enganche y dos delanteros, aunque luego se adaptó a las circunstancias del juego y por momentos se defendió con cinco.

Francia, por su parte, orientado tácticamente por Raymond Domenech, jugó con un 4-3-2-1, con Nicolás Anelka de punta bien definido, acompañado de cerca por Sydney Govou.

Además, el elenco galo hizo gala de una buena técnica en el manejo del balón, especialmente a través de Abu Diaby y Franck Ribéry. Y el volante del Bayern Munich, precisamente, quien habilitó a Govou, a los 6 minutos, y el atacante desperdició una clara situación para poner en ventaja a su equipo.

El conjunto ‘celeste’, consciente de que estaba siendo dominado por su adversario, se adelantó en el terreno y equilibró el desarrollo del juego. Diego Forlán estuvo cerca del gol, a los 16’, pero su remate fue rechazado por el aquero Hugo Lloris. Dos minutos después replicó Francia y Fernando Muslera controló un tiro de Yoann Gourcuff.

La lucha por la posesión de la pelota en la mitad de la cancha fue una constante durante un primer tiempo sin brillo y con escasas situaciones frente a las vallas. Hasta allí, el mejor trato del balón de Francia chocó con el particular temperamento de los ‘charrúas’.

En la segunda etapa, Francia trató de imponer fútbol, mientras Uruguay con pelotazos hacia Forlán y Luis Suárez no hizo más que facilitar la tarea defensiva de los franceses.

México empata con el anfitrión Sudáfrica

El equipo anfitrión ganaba por 1-0, con un gol de Tshabalala, desde los 9 minutos del segundo tiempo. Pero a los 33 minutos, Rafael Márquez anotó la igualdad, en el encuentro que abrió la Copa del Mundo 2010, en el estadio Soccer City, de Johannesburgo, por el Grupo A. En el último minuto, un remate de Mpela dio en el palo y ahogó el festejo de los locales.

Un remate en el palo de Mpela, en el último minuto del encuentro, privó al equipo local de desatar el delirio de los 90.000 espectadores que colmaron el estadio Soccer City, de esta ciudad, donde Siphiwe Tshabalala había puesto en ventaja a los sudafricanos, a los 9 minutos del segundo tiempo, mientras que Rafael Márquez marcó la igualdad, a los 33 minutos de ese período.

Felipe Marín y Eduardo Torres vieneron a su selección mexicana jugar contra Sudáfrica en el restaurante Taquería Coatzingo. "Tuvo buen desempeño, pero a México le falta definición", dijo Marín algo desenimado.

En el inicio del partido, México salió a presionar, a recuperar rápidamente la pelota y atacar a su rival. Poco les importó a los dirigidos por Javier Aguirre la presión de la localía, el incesante y aturdidor ruido de las vuvuzuelas y el imponente marco de 90.000 espectadores en el estadio Soccer City, de Johannesburgo.

Con un mediocampo movedizo y de buen trato de balón, más el respaldo de las subidas de los laterales, Osorio y Aguilar, México desbordó la estructura defensiva de los africanos –que salieron a jugar con un solo delantero, muy alejado del resto de sus compañeros- y estuvo cerca de convertir en un par de ocasiones.

A los 12 minutos, el argentino nacionalizado mexicano, Guillermo Franco, conectó con su cabeza un córner desde la derecha, pero le faltó dirección para establecer el 1-0. Y tres minutos más tarde, Osorio se impuso por su lateral y envió un centro bajo que no encontró receptor dentro del área.

Sudáfrica apostó a la potencia de Mpela en el ataque y a algún arresto individual de Pienaar, su conductor. Claramente, la estrategia de su entrenador, Carlos Alberto Parreira, fue el “factor sorpresa”: encontrar a la defensa mexicana mal parada, lanzada en ataque, y llegar así a la apertura del marcador.

A los 18 minutos, otra vez estuvo cerca México, con un remate desde afuera del área de Giovani Dos Santos, que salió apenas por encima del travesaño.

Con el correr de los minutos, Sudáfrica equilibró –al menos un poco- el juego en el mediocampo, presionó más y se animó a atacar a su rival. México ya no pudo contar con tantas libertades como en los primeros minutos.

Sin embargo, a los 31m. Franco se movió con inteligencia en la entrada del área sudafricana, hizo una diagonal y quedó sólo ante el arquero Khune, pero su definición suave, cruzada al palo derecho, fue bien controlada por el guardavallas, que ganó el duelo y abortó la jugada más clara de la primera etapa.

A los 36m. nuevamente llegó con peligro México, por intermedio de Dos Santos, tras un pase de Franco, pero su remate fue enviado al córner por un defensor. De esa jugada, llegó un tanto anulado por off-side de Vela. Pese a jugar mejor, el ‘Tri’ no consiguió sacar ventajas en los primeros 45 minutos.

Y sobre los 40m. Franco volvió a ganar con un cabezazo dentro del área, luego de un tiro libre, y nuevamente estuvo cerca de quebrar la paridad en el marcador.

Encima, sobre el final de la etapa, Sudáfrica casi se va al descanso con la ventaja: a los 43 minutos, Pienaar desbordó por la izquierda y envió un gran centro que no alcanzó por muy poco Mphela. Y a los 44m. un cabezazo cruzado de Tshabala casi se mete en el arco defendido por Pérez. Sin merecerlo, los locales casi se fueron festejando a los vestuarios.

El segundo tiempo arrancó bastante diferente al primero. Sudáfrica exhibió otra actitud, el equipo se paró más adelantado en el campo y esa ambición se tradujo en llegadas de peligro: a los 9 minutos, Tshabalala corrió por la izquierda, encontró a la defensa mexicana mal parada y definió con un remate fuerte y cruzado que desató el delirio de los hinchas en Johannesburgo.

Obligado por las circunstancias, México se volcó por completo al ataque y, en consecuencia, también dejó espacios libres en el fondo para el contragolpe de los locales. El encuentro se hizo vibrante, con llegadas sobre ambos arcos y una incertidumbre latente sobre el resultado final.

A los 15 minutos, Dos Santos –el jugador más destacado de los americanos- sacó un gran remate al ángulo izquierdo, pero el arquero Khune se lució con una atajada espectacular para desviar el balón al córner.

A los 20m. respondió Sudáfrica, con un remate de Dikgacoi que rebotó en un defensor y dejó sólo a Modise, quien atropelló la pelota y definió desviado cuando estaba sólo frente al arquero. Y cuatro minutos después, lo tuvo Mpela, quien ingresó al área y no pudo definir con comodidad ante el arquero, que tapó con los pies.

México, lanzado y Sudáfrica, al acecho. Así quedaron planteadas las alternativas de un encuentro con final abierto. Podía ampliar la ventaja el local o podía empatarlo el ‘Tri’. Y terminó festejando el equipo visitante, ya que a los 33 minutos Rafael Márquez encontró un centro dentro del área y quedó solo ante el arquero Khune, quien esta vez nada pudo hacer para evitar la caída de su equipo.

El palo izquierdo del arco defendido por Pérez le atragantó el festejo a los sudafricanos en el último minuto de juego, cuando Mpela le ganó en la carrera a su marcador y definió con un remate bajo, pero la pelota pegó en el parante y salió. Finalmente, fue un justo empate, ya que México fue mejor en el primer período y los locales, en el segundo.

Síntesis:

Sudáfrica: Itumeleng Khune; Siboniso Gaxa, Aaron Mokoena, Lucas Thwala, Bongani Khumalo; Reneilwe Letsholonyane, Kagisho Dikgacoi, Siphiwe Tshabalala, Steven Pienaar y Tsholofelo Modise; Katlego Mphela. DT: Carlos Alberto Parreira.

México: Oscar Pérez; Ricardo Osorio, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido y Paul Aguilar; Efraín Juárez, Rafael Márquez, Carlos Vela y Gerardo Torrado; Giovani Dos Santos y Guillermo Franco. DT: Javier Aguirre.

Goles en el segundo tiempo: 9m. Tshabalala (S) y 33m. Márquez (M)

Cambios en el segundo tiempo: antes de comenzar, Tsepo Masilela por Thwala (S), 11m. Andrés Guardado por Aguilar (M), 23m. Cuathemoc Blanco por Vela (M); 27m. Javier Hernández por Franco (M) y 38m. Bernard Parker por Pienaar (S).

Shakira inauguró el Mundial.

El Mundial Sudáfrica 2010 fue oficialmente inaugurado el jueves con un recital en el estadio de los Orlado Pirates, en la ciudad de Soweto y contó con a la participación de artistas como los Black Eyed Peas, Juanes, Shakira, una decena de músicos de varios países africanos y figuras como el alemán Franz Beckenbauer, entre otros. La cantante colombiana cerró el espectáculo con “Waka waka”, el himno oficial del campeonato.

Luego de la música, el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke y el titular del Comité Organizador, Danny Jordan, coincidieron en que “la espera terminó, por fin el Mundial está en Sudáfrica, en suelo africano”.

Con la transmisión en vivo y en exclusiva de la Televisión Pública, el espectáculo comenzó con un show de percusión a cargo de músicos vestidos y pintados con los colores de la bandera sudafricana y a continuación subió al escenario una banda de jazz.

La cantante Shakira cantó el día de la inauguración del Mundial de Fútbol 2010 en Sudáfrica.

Ante un estadio repleto, una vez finalizada la breve actuación de los músicos que dieron comienzo al recital de apertura de Sudáfrica 2010, se hicieron presentes en el estadio de Soweto el presidente de FIFA, Joseph Blatter y Jacob Zuma, presidente sudafricano.

El titular de FIFA dijo que Sudáfrica que el país “está listo para el Mundial” y que “el fútbol no es sólo un juego sino que conecta gente y está vinculado al ritmo y a la música”.

Zuma, por su parte, expresó su alegría por “el calor con la que el país recibió a los visitantes” y pidió que siga así hasta el final del torneo que comenzará mañana con el partido entre el local y México.

Luego, fue el turno de un video en pantalla gigante con el mensaje “Un gol”, dicho por diferentes figuras del fútbol mundial como el francés Zinedine Zidane y el camerunés Samuel Eto’o, entre otros. Se trata de una campaña de educación vinculada al fútbol que impulsa la FIFA.

Luego, Black Eyed Peas salió al escenario con su clásico “Where is the love” ante una multitud que los ovacionó y “Pump it”, una adaptación de “Misirlou” de Dick Dale, conocido por la película Tiempos Violentos de Quentin Tarantino

“Meet me halfway” fue el siguiente tema de la banda norteamericana, seguida por “Boom boom pow”, donde aparecieron bailarines cubiertos íntegramente por un traje blanco y negro a rayas y donde los músicos mostraron unas curiosas máscaras plateadas.

“I gotta feeling” fue la canción que siguió luego de que los músico agradecieran haber sido invitados al recital de apertura de la Copa del Mundo

Amadou y Mariam, un hombre y una mujer sudafricanos y no videntes continuaron con el show en lo que fue una constante del espectáculo: la alternancia entre artistas extranjeros y locales.

A continuación fue el turno de un representante del plantel local, Lucas Radebe, quien, en nombre de los dirigidos por Carlos Alberto Parreira le dio la bienvenida al público a la 19º edición del campeonato.

Luego de largos minutos de música local, el arzobisbo Desmond Tutu, de 78 años, ganador del Premio Nobel de la Paz salió al escenario casi vestido de jugador sudafricano con gorra de lana y bufanda de los “Bafana bafana”.

Dijo que “todos los hombres de Sudáfrica hemos luchado por esto” y pidió una ovación para Nelson Mandela, el político y símbolo más emblemático del país africano.

“Nosotros somos el Mundo” exclamó eufórico al tiempo que se encargó de darle la bienvenida a su país a los presentes y eufórico sostuvo: “Todos somos africanos”.

Acto seguido, salió al escenario Juanes con su clásico “La camisa negra” en lo que fue el primer número en idioma castellano de la noche africana. Lo acompañó uno de los integrantes de Black Eyed Peas durante la canción.

A continuación hizo su aparición el alemán Franz Beckenbauer, ex jugador y entrenador de la selección alemana de fútbol, quien en pocas palabras hizo referencia a la importancia del torneo en el continente africano por primera vez en la historia.

La norteamericana Alicia Keys fue otro de los momentos destacados de la noche.

Tras más de dos horas de show, subió al escenario el sudafricano K’naan con el ya famoso “Waving flag”, uno de los himnos de la Copa del Mundo. Luego y tras una gran expectativa, se hizo presente en el escenario Shakira con el tema “Loba”, de su último álbum que lleva el mismo nombre.

Ya sobre el cierre, la colombiana entonó el himno oficial del torneo: “Waka waka”, acompañada de una verdadera lluvia de papelitos, un escenario repleto de músicos y bailarines y una ovación ensordecedora.