El presidente Obama se reunió con senadores y representantes de corporaciones para impulsar su reforma financiera. Foto Casa Blanca

Una gigantesca reducción de impuestos por $858.000 millones de dólares fue aprobada por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, y ahora pasará al presidente Barack Obama para su firma.

La medida, que fue aprobada por una votación de 277 a 148, mantiene las reducciones impositivas para los más ricos y parra la clase media aprobadas por el predecesor de Obama, el preidente George W. Bush.

La medida también extiende los beneficios para los desempleados por otros 13 meses e impone una reducción del 2% en los impuestos a las nóminas de pago.

La aprobación del proyecto de ley tuvo lugar después que los demócratas de la Cámara trataran sin éxito de aumentar los impuestos para las propiedades multimillonarias del 35% al 45%.  Charles Rangel, representante demócrata por Nueva York habló antes de la votación.

“Me parece que si se cree que es injusto que un grupo de personas recibir cantidades de dinero tan grandes a expensas del déficit, a expensas del gasto discrecional, entonces debemos tener la oportunidad de votar contra el proyecto de ley del Senado en su actual forma”.

Algunos republicanos también se opusieron a la medida, como Mike Pence, de Indiana quien sostiene que “hará poco para crear trabajos y no la puedo apoyar”.

El presidente Barack Obama negoció el acuerdo para el proyecto de ley de reducción de impuestos con los senadores republicanos para mantener las reducciones impositivas aprobadas por el ex presidente Bush, los que expiraban el 31 de diciembre. La nueva medida extenderá las reducciones de los impuestos por otros dos años.

Voa