Mark Sánchez, de origen mexicano y 'quater back' de los Jets de Nueva York.Foto NFL

Los New York Jets derrocharon confianza de cara al partido ante los New England Patriots y eso se reflejó en un desempeño casi perfecto con el que sorprendieron a sus rivales divisionales por marcador de 28 a 21.
La intensidad de los Jets se reflejó en la primera serie ofensiva de los Patriots, cuando lograron hacer algo que no había sucedido en 91 días y 340 intentos: interceptar un pase de Tom Brady. David Harris devolvió la intercepción 58 yardas y, aunque Nick Folk falló el intento de gol de campo, las intenciones de los Jets quedaron claramente marcadas.

Los Patriots trataron de recuperarse hilando una buena serie ofensiva, pero una vez más se establecería la superioridad de la defensiva de la ‘Gang Green’, que limitó a un irreconocible Brady a solo tres puntos.

Mark Sánchez comenzó el partido descontrolado, repartiendo sus intentos entre pases mal lanzados y errores de sus receptores. Pero el quarterback de los Jets encontró su ritmo después de una significativa conexión con Braylon Edwards de 37 yardas que le devolvió la confianza a todo el equipo. Dos jugadas más tarde Sánchez encontró a LaDainian Tomlinson de siete yardas para poner a los Jets en la delantera.

Listas las Finales de Conferencia

Crónica: Steelers 31, Ravens 24

Crónica: Packers 48, Falcons 21

Crónica: Bears 35, Seahawks 24

¡Los Playoffs al detalle!
Cuando el partido parecía listo para irse al medio tiempo con el marcador 7 a 3, Bill Belichick tomó otra controversial decisión al tratar de hacer una finta de patada en cuarta y cuatro en su propia yarda 37. New York descifró sus intenciones perfectamente y Sánchez hizo pagar al “Monje” luego de tres jugadas encontrando a Braylon Edwards en las diagonales para poner el partido 14 a 3 al medio tiempo.

En el tercer cuarto ambos equipos apretaron a la defensiva y fueron incapaces de mover el balón a la ofensiva hasta que New England logró, por primera vez desde su segunda serie ofensiva, y avanzó 80 yardas en ocho jugadas, la última de las cuales fue un pase de 2 yardas de Brady a Algie Crumpler. Los Patriots intentaron la conversión y la lograron gracias a un centro directo a Sammy Morris.

De inmediato, sin embargo, los Jets demostraron que habían jugado a ganar. Luego de una enorme recepción de 58 yardas de Jerricho Cotchery, Sánchez encontró a Santonio Holmes de siete yardas para poner el marcador a diez puntos de nuevo, 21 a 11.

New England no se daba por vencido y Brady marchó con los Patriots hasta la yarda 34 de los Jets, donde se enfrentaron a una cuarta y 13, que intentaron convertir una vez más. En esta ocasión Deion Branch fue incapaz de sujetar el pase y New York recuperó la posesión. Luego de ser detenidos en tres jugadas, los ‘Pats’ tuvieron una oportunidad más, pero avanzaron lentamente y consiguieron solo un gol de campo con menos de dos minutos por jugar y dos tiempos fuera.

Los Patriots intentaron una patada corta que rodó dramáticamente pero fue finalmente recuperada por Antonio Cromartie hasta la yarda 25 de New England, y dos jugadas después Shonn Greene anotó en carrera de 16 yardas.

New York aflojó el paso en la siguiente serie ofensiva permitiendo una anotación más, un pase de Brady a Deion Branch, pero en la siguiente patada corta la ‘Gang Green’ recuperó, llevando a un poco común abrazo de Belichick y Rex Ryan, y a la victoria.

Ahora los Jets viajarán a Pittsburgh para enfrentar a los Pittsburgh Steelers por el ansiado pase al Super Bowl.

NFL