El Community Service Society de Nueva York acaba de publicar un informe en donde afirma que muchos indocumentados se están quedado por fuera de ACA (Patient Protection and Affordable Care Act). Este programa ha ayudado a millones de neoyorquinos a conseguir cobertura médica, pero la comunidad inmigrantes sin documentos está siendo excluida, sin acceso al Medicaid, al Essential Plan o Qualified Health Plans del mercado de salud de este estado.

Esto significa que la sociedad puede pagar un alto precio por no suministrar cobertura médica a los indocumentados debido al aumento de mortalidad y ruina financiera de este sector de la población. Se estima que 457 mil indocumentados, latinos y de otras partes del mundo, no tienen cobertura médica. Además, es mejor prevenir las enfermedades que atender al enfermo.

El informe de Community Service Society de Nueva York es un mapa práctico para que los políticos se orienten en cómo proveer cobertura médica a los indocumentados. Estudiaron tres opciones: El Essential Plan para adultos que ganan menos del 200% del nivel de pobreza federal. El plan Young Adult para indocumentados entre 19 y 29 años y es la prolongación del Child Health Plus. Y el Bronze Plan para atender las emergencias médicas de los indocumentados adultos que pueden recibir Emergency Medicaid.

Este programa de cobertura proveerá atención médica a un promedio de 90,100 a 241,600 inmigrantes indocumentados a un costo entre $78 y $462 millones al año.

“El estado de Nueva York posee un profundo historial de puertas abiertas para los nuevos inmigrantes y este documento demuestra que existen alternativas viables, a bajo costo y de calidad para seguir impulsando la vida de los nuevos residentes y cierra la brecha dejada por el sistema de seguro médico conocido como Affordable Care Act (Obamacare)”, se lee en el informe que se dio a conocer la última semana de enero de este año.

La primera opción, Essential Plan, es el más costoso ($462 millones), aunque ofrece cobertura a más personas, 111,100 neoyorquinos. La segunda opción, Young Adult, es la menos costosa ($78 millones) y beneficiará a 27,900 adultos jóvenes. La tercera opción, Bronze Plan, para inmigrantes pobres, costará $307 millones y tratará de prevenir o atenderá las emergencias médicas de 85,000 neoyorquinos.

Inclusive la opción más ambiciosa no alcanza a costar ni el uno por ciento de los $60,000 millones del presupuesto de salud del estado.