Richardo Rosselló renunció esta semana como gobernador de Puerto Rico.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, renunció este miércoles tras 15 días de protestas en la calle por el creciente malestar y el rechazo de los puertorriqueños que le exigían la entrega del cargo.

«Luego de escuchar el reclamo, hablar con mi familia, pensar en mis hijos y en oración, he tomado la siguiente decisión: con desprendimiento hoy les anuncio que estaré renunciando al puesto de gobernador, efectivo el viernes 2 de agosto de 2019 a las 5:00 de la tarde», dijo Rosselló en un video grabado y transmitido por Facebook, a última hora del miércoles. «A esa hora, culminaré mi mandato y daré paso al proceso de sucesión establecido por nuestra Constitución para juramentar a quien en ese momento corresponda».

«Hoy siento que continuar en esta posición representa una dificultad para que el éxito alcanzado perdure», dijo el mandatario, quien añadió que en los días siguientes atenderá asuntos «que viabilicen una transición ordenada».

Según la Constitución de la isla, por el momento Rosselló sería reemplazado por la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez, ante la ausencia de alguien en el cargo de secretario de Estado.

Tras el anuncio de Rosselló, Vázquez dijo en un comunicado que se trata de la «mejor decisión que pudo tomar, por el bien del país y de su familia, y así se lo comunicamos».
Rosselló, de 40 años, se vio envuelto en una vorágine política que detonó luego de que el Centro de Periodismo Investigativo publicara 889 páginas de un chat de la aplicación Telegram entre él y miembros de su equipo cercano. Los mensajes estaban colmados de insultos sexistas y homofóbicos contra sus adversarios políticos y figuras públicas.

Las manifestaciones multitudinarias lograron que Rosselló renunciara al cargo de gobernador de la Isla del Encanto.

Y no bastaron las tibias disculpas que expresó el mandatario saliente por el escándalo que generó el chat, ni su oferta del pasado domingo de renunciar a la reelección y a la presidencia del Partido Progresista. La presión popular persistente en su contra durante días y el inicio de su proceso de destitución en la Cámara de Representantes de la isla —anunciado este miércoles— impulsaron su decisión.

El pueblo boricua puso su gracia caribeña durante las protestas callejeras.

La comisión de tres juristas que analizó el chat y presentó el informe encontró en el intercambio cinco delitos, cuatro de ellos de gravedad. Sobre esa base recomendó por unanimidad a la Legislatura que avanzara hacia el residenciamiento de Rosselló. En el reporte que entregaron a la Cámara, reporta el diario El Nuevo Día, concluyeron que Rosselló podría haber malversado fondos públicos, que fue negligente en el cumplimiento de sus deberes y que pudo haber cometido aprovechamiento ilícito de trabajos o servicios públicos.

Sin embargo, con el anuncio de su renuncia, el proceso de destitución sugerido por la comisión queda sin efecto. Univision