Gobiernos, personalidades y los medios de comunicación en todo el mundo reaccionaron con indignación al arresto del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido el jueves por miembros del Servicio de Inteligencia venezolano. Estados Unidos  señaló como “falso” el supuesto rol que juega Washington en la desestabilización de Venezuela.

“Estados Unidos no apoya las transiciones políticas por medios no constitucionales. En consonancia con los principios consagrados en la Carta Democrática Interamericana, los Estados Unidos reafirma el compromiso de la región que los cambios en los gobiernos debe ser democrática, constitucional, pacífica, y de acuerdo con el estado de derecho”, señaló en un comunicado la vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, Venezuela.

Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, Venezuela.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, emitió un comunicado en el que dice que “el régimen de Maduro se está colapsando frente a nosotros y sus acciones se han vuelto más agresivas al desesperarse en su intento de silenciar al pueblo de Venezuela que busca libertades democráticas”.

“Estos ataques represivos no pueden continuar sin penalización ya que denotan la naturaleza represiva del régimen y sirven como un recordatorio que la administración Obama necesita ejercer inmediatamente y efectivamente las sanciones que ha promulgado en ley para señalizar que estas acciones no quedaran impunes.

El expresidente estadounidense Bill Clinton, pidió en su cuenta de Twitter la liberación “sin demora” de todos los presos políticos de Venezuela y aunque no mencionó al alcalde por nombre, el mensaje lo emitió tras conocerse su captura.

“Leopoldo López y los presos políticos en Venezuela deben ser liberados sin demora”, escribió en la red social.

El expresidente chileno, Sebastián Piñera repudió la acción y la calificó de una“brutal detención [que] debe ser repudiada por todos los demócratas, incluyendo gobiernos”.

“Esta detención, ilegal y abusiva, confirma múltiples atentados a las libertades, democracia y DD.HH. por parte del gobierno del presidente Maduro”, añadió en su cuenta de Twitter.

De igual manera, el jefe del gobierno de Buenos Aires, Mauricio Macri, calificó la detención de Ledezma como “arbitraria” y exigió que la situación se resuelva pronto para que no pase “lo mismo que con Leopoldo López”.

La noticia fue uno de los principales titulares en la prensa de Estados Unidos. Medios como CNN en inglés, y la radio pública NPR.

En España, el periódico El Mundo, el mismo que la semana pasada revelara la presencia de etarras en Venezuela, dijo que “el chavismo ha redoblado sus embestidas contra la oposición democrática… un látigo político que se estira y golpea por todas partes, incluso dentro de las cárceles”.

Tras detener al opositor alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, el presidente Nicolás Maduro  aludió a un eje Madrid-Bogotá-Miami que conspira en su contra.

Por último, el Departamento de Estado solicitó a Caracas evitar distraer a la población de los desafíos que enfrenta el país.

“El gobierno de Venezuela debe dejar de intentar distraer la atención de los problemas económicos y políticos del país y centrarse en encontrar soluciones reales a través del diálogo democrático entre los venezolanos”, agregó la vocera.

Asimismo, Psaki aprovechó de pedir la liberación de Leopoldo López y otros presos políticos.

“Lamentamos que el gobierno venezolano sigue culpando a los Estados Unidos o de otros miembros de la comunidad internacional por eventos dentro de Venezuela. El gobierno venezolano tiene que hacer frente a la grave situación que enfrenta. A pesar de las dificultades en la relación oficial, Estados Unidos sigue comprometido con el mantenimiento de los lazos fuertes y duraderos con el pueblo de Venezuela”, concluyó Psaki. Voa