Los latinos presionan por una reforma de inmigración, pero no quieren seguir siendo usados por los plíticos. Foto Javier Castaño.

Robert Menéndez, el senador demócrata de Nueva Jersey, dijo que está preparando una propuesta de reforma de inmigración. El motivo es estimular el electorado latino a favor de su partido porque el republicano está ganando terrero y puede tomar el control en las elecciones del 2 de noviembre de este año.

Según una encuesta de Gallup, dos de cada tres latinos en esta nación están descontentos con los políticos y no planean votar en las elecciones generales.

El proyecto podría ser presentado antes de que termine éste mes de septiembre.

“Presentaré ante el Senado la legislación necesaria para una reforma integral de inmigración”, dijo Menéndez en conferencia de prensa en Washington, cerca al edificio del Capitolio. “Así podremos garantizar la seguridad de nuestro país y abrirá una vía para aquellos que están en el sombra y puedan legalizarse”.

Su propuesta será presentada esta semana ante el presidente Obama y estará acompañado de dos congresistas demócratas: Nydia Velázquez de Nueva York y Luis Gutiérrez de Illinois.

El borrador de esta reforma fue presentado en abril de ésta año y algunas organizaciones y activistas no están de acuerdo con la forma como pretenden “ayudar” a los 11 millones de indocumentados que se estima viven en los Estados Unidos, la gran mayoría de origen mexicano.

A comienzos de esta semana y de manera inesperada, el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, de Nevada, dijo que empujará la legislación para aprobar el Dream Act.

El Dream Act le otorga una vía a la legalización a los estudiantes que ingresaron ilegalmente a ésta nación. Siempre y cuando tengan buenas notas y deseen ingresar a la universidad.

La estrategia política de aprobar la reforma de inmigración y el Dream Act busca que los congresistas actúen antes de la posesión del nuevo Congreso en enero del 2011. Es decir, que puedan incluir la reforma en “asuntos pendientes” y someterla a votaciónn. Inclusive habiendo perdido las elecciones de noviembre. De esta manera los demócratas reducen el golpe de la caída o pérdida política.