El presidente cubano Raúl Castro se reunió este domingo en audiencia privada con el papa Francisco en el Vaticano durante casi una hora y al final del encuentro declaró que seguramente “volveré a rezar e ir a la Iglesia”.

Castro confesó haber quedado impresionado con el pontífice, “por su sabiduría, su modestia y todas sus virtudes que conocemos que tiene”, dijo a la prensa.

“Él es un jesuita y yo, de alguna manera, también lo soy, siempre estuve en escuelas de jesuitas”, señaló.

“Cuando el papa vaya a Cuba en septiembre, prometo que iré a todas sus misas y con satisfacción”, manifestó en un encuentro junto al primer ministro italiano, Matteo Renzi, al final de una reunión.

La visita de Castro estuvo relacionada con el papel que jugó el Papa en el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, y con la visita que el pontífice hará a la isla en septiembre, en su viaje a Estados Unidos.

Por su parte, el Vaticano informó en un comunicado que el encuentro fue “muy cordial” y duró más de 50 minutos.

Castro llegó a Roma procedente de Rusia, donde el sábado asistió a la celebración del 70 aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Voa