«En los centros nocturnos tenemos que conocer las leyes sobre el consumo de licor y éste tipo de diálogo es muy productivo”, dijo José Cruz, gerente general de La Boom, en Woodside, Queens. “No hay discriminación en contra de los establecimientos latinos, sino desconocimiento de la ley de algunos propietarios”.

El exceso de consumo de licor en Queens, el aumento de los borrachos en las salas de emergencia de los hospitales, la violencia en las calles por el abuso del licor y la irresponsabilidad de los administradores de algunos establecimientos nocturnos, fueron los temas de discusión que promovió la concejal demócrata Julissa Ferreras. “Esta conversación es para corregir los errores del pasado y mejorar la relación de la autoridad con la comunidad. El problema está creciendo y necesitamos dialogar”.

Más de 30 dueños de discotecas de Queens se reunieron en una escuela pública de Corona para hablar sobre cómo obtener licencias de licor y cómo evitar problemas con la autoridad. El teniente Giambrone, del cuartel 115, dijo que los problemas más graves son vender licor a menores, servirle más trago a los borrachos y no tener licencia para vender licor o funcionar como cabaret.

“En esta zona de Queens hay muchos centros nocturnos y es mejor acogerse a la ley. A la policía no nos interesa cerrar los establecimientos”, dijo el teniente Giambrone.

“El consumo excesivo de licor trae problemas de violencia y es mejor cerrar el establecimiento a las 4 de la mañana, como dice la ley, porque es a partir de esa hora que comienzan los problemas, los atracos y las peleas y las visitas al hospital”, dijo el sub-inspector de policía Thomas Kavanagh.

Jessie Sligh, de la Fiscalía de Queens, fue el más preciso en las apreciaciones: “Estamos aquí para informar a la ciudadanía y a los dueños de discotecas. Nos estamos concentrando en la juventud para que sean responsables y no beban y manejen. Si un establecimiento le vende licor a un menor, el dueño del lugar puede ir a la cárcel. Si un crimen ocurre en el establecimiento, no limpie, espere a que la policía recoja las evidencias. Asegúrese de que las cámaras de vigilancia están siempre funcionando. Llame a la policía para buscar ayuda y no tema por inmigración porque nosotros no nos comunicamos con esos agentes. Pero si alguien comete un crimen y no tiene documentos, entonces estamos hablando de otra cosa…”.

El policía Juan Toro de relaciones comunitarias del cuartel 115 de Queens y algunos propietarios de centros nocturnos de este condado.

El doctor Smart Kessler, del Elmhurst Hospital, dijo que beber demasiado alcohol puede traer graves consecuencias para la salud. “Todos los días recibimos alrededor de 10 borrachos en la sala de emergencia de nuestro hospital y atendemos varios casos relacionados al consumo excesivo de licor, como infartos, sangrados, infecciones y presión alta”.

Sobre el otorgamiento de las licencias de licor para los establecimientos comerciales hablaron Giovanna Reid, de la Junta Comunal  número 3, y Dennis Rosen, presidente de la oficina estatal de licencias.

“Estamos para ayudarlos. Nos deben escribir una carta y luego nos sentamos a hablar sobre los detalles de la solicitud”, dijo Reid. “Nosotros revisamos los documentos para que su solicitud sea aprobada por el estado”.

Rosen dijo que el estado de Nueva York ha reducido el tiempo de aprobación de las licencias de licor a 4 o 6 semanas. “Nuestro objetivo ha sido terminar con la corrupción en este departamento, acelerar el otorgamiento de las licencias para vender licor e implementar la ley. Nosotros le quitamos la licencia a los infractores y por eso es tan importante verificar que el documento de identidad de las personas no es falso y que tiene más de 21 años”.

En los bares, cuando una persona ha tomado demasiado y no sabe comportarse, el mesero está obligado a no servirle más licor. Además, una persona que tenga más de 16 años puede ingresar a una discoteca o bar mientras esté acompañado de un adulto. Sin embargo, no debe tomar y el propietario del establecimiento se expone a que lo multen en caso de que la autoridad encuentre al menor bebiendo licor.

“Este ha sido un encuentro informativo muy valioso y tuvimos la oportunidad de hablar directamente con los representantes de la autoridad”, dijo Eduardo Valentino, propietario de las discotecas gay, Atlantics y Friends Tavern, ambas en la avenida Roosevelt de Jackson Heights. “En nuestros establecimientos hay menos problemas de violencia que en otros centros nocturnos”.

La policia y la fiscalía y el departamento de licencia de licor del estado de Nueva York tienen cursos especiales para que la gente aprenda a solicitar los permisos para vender licor y a controlor el consumo de bebidas alcohólicas. Durante la reunión en la escuala pública de Corona, Queens, la concejal Ferreras distrubuyó información entre los presentes. Hubo empanadas con picante y soda.

Eduardo Valentino, propietario de Atlantics y Friends Tavern.

Estos son algunos datos importantes:

-Oficina de la concejal Julissa Ferreras (718) 651-1917

-Junta comunal número 3 en la avenida 37 y la calle 82, (718) 458-2707

-Junta comunal número 4 en la calle 104 y la 46 ave., (718) 760-3141

-Cuartel de policía 110, en la 94-41 43th Ave., (718) 476-9311

-Cuartel de policía 115, en la 92-15 Northern Blvd., (718) 533-2003