Presidente Donald Trump.

La Corte Suprema decidió que la fiscalía de Nueva York puede revisar los récords financieros del presidente Trump. Es la segunda derrota del mandatario en las cortes. Sin embargo, es posible que los récords se mantengan en secreto para el público hasta después de las elecciones de noviembre y quizás para siempre.

La decisión de la Corte Suprema fue 7 a 2 y el juez John G. Roberts Jr. escribió la opinión que aleja por ahora al Congreso de revisar los récords.

“Ningún ciudadano, incluyendo al presidente, puede negarse a presentar evidencias en un caso criminal”, escribió el juez Roberts al favorecer la orden de la fiscalía de Nueva York contra el presidente Trump.

En Twitter el presidente Trump escribió que “todo esto es una acusación política”, en referencia a la orden de presentar su estado financiero y sus récords bancarios.

Los abogados del presidente Trump han argumentado que es inmune a cualquier procedimiento criminal mientras sea el primer mandatario de los Estados Unidos.

Políticos demócratas y fiscales de Nueva York han argumentado que la revisión de los récords pueden arrojar evidencias de negocios turbios a nivel internacional, conflictos de interés, si verdaderamente ha pagado los impuestos y si ha violado las leyes de financiamiento de campañas.

Uno de los casos es el presentado por Cyrus R. Vance Jr., fiscal de Manhattan, que argumenta una conexión entre el presidente Trump y Mazars USA para financiar ilícitamente las elecciones presidenciales del 2016. El fiscal Vance busca revisar ocho años de pago de impuestos y récords financieros del presidente Trump y la Organización Trump.

Entre las investigaciones se hallan los pagos que Michael D. Cohen, ex abogado del presidente Trump, le envió a Karen McDougal, ex modelo de Playboy y quien afirma haber tenido una relación amorosa con el primer mandatario. El presidente Trump niega esa relación y los pagos a la ex modelo.

Desde el presidente Carter, todos los seis presidentes de esta nación han dado a conocer sus impuestos y estado financiero.

“Gané el caso Mueller que era de brujerías, además de otros casos, y ahora debo de seguir peleando contra la corrupción política de Nueva York, lo cual no es justo para esta administración”, escribió el presidente Trump en su cuenta de Twitter.