El presidente Barack Obama dijo que el cambio de política hacia Cuba ofrece una oportunidad de “intentar algo nuevo” y de influenciar los acontecimientos en la isla. «Si nos involucramos, tenemos la oportunidad de influir en el curso de los acontecimientos en un momento en el que va a haber algún cambio generacional», dijo el mandatario durante una entrevista con la cadena CNN.

«Creo que debemos aprovecharlo y tengo la intención de hacerlo», agregó.

La decisión de Obama de reanudar las relaciones diplomáticas con Cuba provocó aplausos, pero también críticas porque no ha exigido aliviar la situación de los derechos humanos en la isla.

Pero el presidente rechazó las críticas sobre sus decisiones en política exterior, no solo la de Cuba sino las relacionadas con Vladimir Putin, Rusia y Ucrania.

«Creo que algunos en la comunidad de política exterior reaccionan instintivamente y hacen afirmaciones antes de estudiar la fuerza de un proyecto», dijo Obama.

«Hemos sido muy firmes con los países que pensamos que están infringiendo la ley internacional o que actúan contra nuestros intereses, pero siempre he dicho que cuando podamos solucionar problemas diplomáticamente, debemos hacerlo”, subrayó.

El cntraste entre los símbolos viejos de la revolución cubana y las nuevas generaciones. Foto Luis Alarcón

El c0ntraste entre los símbolos viejos de la revolución cubana contra la pared y las nuevas generaciones. Foto Luis Alarcón

Los retos de la nueva relación entre EE.UU. y Cuba

La nueva era de la que se habla entre Estados Unidos y Cuba, tendrá tanto beneficios como grandes retos, aseguraron un grupo de especialistas, a la Voz de América.

Joseph Humire, director ejecutivo del Centro para una sociedad libre, dice que las nuevas relaciones con Cuba, anunciadas por el presidente Barack Obama, no son nada nuevo, ya que las restricciones se venían levantando paulatinamente desde la época del ex presidente Bill Clinton.

«Bill Clinton, por ejemplo, en el último período de su mandato, abrió el comercio con Cuba en temas humanitarios. El presidente (George W.) Bush, hizo que los viajes sean más frecuentes hacia la Isla, mientras que el presidente Obama, hace cuatro años, inició estas políticas que acaba de reafirmar», recordó Humire a la Voz de América.

No obstante, Humire asegura que aunque mejorar las relaciones diplomáticas con los Castro no es un paso negativo, éstas podrían abrir una brecha a la seguridad estadounidense.

«Cuba, más que cualquier otra cosa es un país controlado por militares que tienen una política en contra de EE.UU., trabajan casi con todos los enemigos de EE.UU. en el mundo, con Irán, Rusia, y hasta grupos terroristas», dijo Humire.

Por su parte, Federico de Jesús, director de Comunicaciones Hispanas del presidente electo Barack Obama, sostiene que esta nueva política entre Washington y La Habana no es un levantamiento del embargo económico a la Isla, pero beneficiará de forma específica a la clase obrera del país caribeño.

«El tener más acceso al turismo definitivamente va a ayudar al cubano promedio, ya no existirán las dificultades que hay ahora mismo en donde el gobierno Cubano es el que limita el itinerario de los lugares a visitar y restringe. Ahora los estadounidenses van a poder utilizar sus tarjetas de crédito en donde quieran, abrir cuentas de banco si lo desean, y mejorar la calidad de vida de los cubanos de forma directa a través de ese comercio», dijo a la Voz de América, De Jesús.

Recientes encuestas, una de ellas publicada por el Washington Post, sugieren que la mayoría de la población estadounidense, y un gran número de diputados en el Congreso están de acuerdo con establecer un nuevo orden político con Cuba. Maricruz Magowan, estratega republicana, asegura que se trata simplemente de falta de información.

«La mayoría de la gente, desgraciadamente, no ha estado siguiendo este tema político, y más aún, hablemos de los cubano americanos, de los que han sufrido, de los que han tenido que salir de Cuba con lo que tenían puesto, de los que han tenido que separarse de sus hijos, con ellos es con quienes hay que hablar», insistió la republicana.​

Aunque Magowan defiende el embargo a Cuba, asegura que si los Castro aprovechan esta “generosa oferta” departe del gobierno estadounidense, sobre todo demostrando que están dispuestos a respetar los derechos humanos de sus ciudadanos, el bloque republicano estaría de acuerdo en dar una oportunidad al gobierno cubano, aunque asegura que la posibilidad de que ese cambio llegue es demasiado remoto.

Senador Band Paul ataca al senador Marco Rubio

En un ataque inusual, el senador Rand Paul arremetió contra el republicano Marco Rubio tachándolo de “aislacionista” frente a la nueva política del presidente de EE.UU., Barack Obama, hacia Cuba.

Rubio hijo de inmigrantes cubanos, ha mostrado una oposición radical a las políticas de Obama, dijo que Paul “no tenia idea de lo que estaba hablando” sobre el tema de Cuba.

Las declaraciones hechas por Paul, en su cuenta de Twitter” dicen que Rubio «está actuando como un aislacionista que quiere replegarse a nuestra fronteras y quizá construir un foso defensivo. Yo rechazo este aislacionismo».

Rubio y Paul tienen puntos encontrados en el tema de restaurar las relaciones diplomáticas con la isla.

Rubio deploró la medida, diciendo que «esto no hará absolutamente nada para apoyar los derechos humanos y la democracia en Cuba”. Voa