Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Fotos Javier Castaño

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Fotos Javier Castaño

Los uribistas llegaron a Nueva York a sacarle los ojos a los colombianos que no comulguen con sus ideas. Pero el presidente Juan Manuel Santos fue conciliador y tolerante: “Colombia y mi gobierno respetan las diferencias porque es el único camino a la paz. El diálogo nos conducirá a la prosperidad y por eso estamos obligados a dejar el odio a un lado”.

El presidente Santos habló en el teatro de LaGuardia Community College un día después que los seguidores de Alvaro Uribe Vélez, del Partido Centro Democrático, lo llamara “traidor” y “mentiroso” en el Teatro Boulevard de Jackson Heights, Queens.

“Colombia lleva más de 50 años viviendo una guerra entre el estado, la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico. El pueblo ha sufrido mucho y no queremos que nuestra patria se siga desangrando”, dijo Pedro Castro, un colombiano que acudió a LaGuardia. “El diálogo con la guerrilla en Cuba es necesario para que los colombianos aspiremos a un mundo mejor”.

Para los uribistas José Obdulio Gaviria, Ernesto Yanhure, Hugo Cartagena y su esposa Luz Quintero, además de Kaleil Isaza, el objetivo es acabar con la administración del presidente Santos y echar por el piso los procesos de paz en Colombia. “Vamos a producir un tsunami político para retomar una vez más el poder en las próximas elecciones”, dijo Gaviria, quien calificó de terroristas y guerrilleros a quienes protestaron frente al Teatro Boulevard la noche del sábado pasado.

La hermanas Uribe cantando los himnos de Estados Unidos y Colombia frente a los miembros de Unidad Nacional.

La hermanas Uribe cantando los himnos de Estados Unidos y Colombia frente a los miembros de Unidad Nacional. Al extremo derecho está la doctora Gail O. Mellow, presidenta de LaGuarida.

Ante el discurso incendiario de los uribistas, el presidente Santos habló de la Unidad Nacional que aglutina a varios partidos políticos en Colombia y dijo que su estrategia política es justa, moderna y segura. “Hace unos años Colombia era el país más desigual después de Haití y lo hemos cambiado en tres años… Nuestra economía es más sólida y sostenible y estamos creciendo al 4.2 por ciento. También estamos combatiendo la guerrilla y acabando con las bandas criminales e invirtiendo en educación y tecnología”, dijo el presidente Santos.

“Nos queda mucho camino porque todavía hay 2 millones 200 mil colombianos buscando trabajo y la salud y la educación tiene que ser de calidad y para todos”, dijo el presidente Santos. “Tenemos que aprender a cambiar las armas por argumentos y las balas por los votos porque es más fácil hacer la guerra que la paz. Y la paz no se hace con los amigos, sino con los enemigos”.

El presidente Santos dijo que hace unos años los campesinos no podían salir a protestar por el juego cruzado entre el ejército, la guerrilla y los paramilitares. “Ahora se atreven a protestar y por eso los campesinos salen a demostrar su descontento”.

A su lado estaban los representantes de diversos partidos políticos que componen la Unidad Nacional en Colombia: Simón Gaviria del Partido Liberal, Aurelio Iragorri del Partido de la U, Alfonso Prada del Partido Verde y Omar Yepes Alzate del Partido Conservador.

El presidente Santos saludando a sus compatriotas en LaGuardia.

El presidente Santos saludando a sus compatriotas en LaGuardia.

La presidenta de La Guardia Community College, Gail O. Mellow, fue la encargada de dar comienzo al encuentro del presidente Santos con la comunidad colombiana del área metropolitana de Nueva York. “El presidente Santos nos inspira porque su esfuerzo de conciliación nos da la esperanza de un mundo más pacífico y justo para todos”, dijo la doctora Mellow.

El vicecanciller Superior y Secretario del Consejo Directivo de CUNY, Jay Hersherson, también estuvo presente y cruzó unas palabras con el presidente Santos. “Me ha impresionado la buena respuesta de los colombianos al llamado de su presidente”.

La cónsul general de Colombia en Nueva York, Elsa Gladys Cifuentes, habló de su “buena” gestión y se identificó como “la mamá de los colombianos en esta ciudad”. Lo mismo hizo el representante de los colombianos en el exterior, Jaime Buenahora, quien habló de la aprobación de la segunda curul, de la Ley Retorno y de usar las remesas (4 por mil) para crear un fondo de vivienda de justicia y compensación. Cifuentes y Buenahora fueron aplaudidos.

“El actual plan agrario es la respuesta a años de desequilibrio y guerras. Hay tres millones de desplazados porque los narcotraficantes se apoderaron de las mejores tierras y por eso hay que restituirlas. La mano de la reconciliación es por el futuro de Colombia y la división entre Uribe y Santos obedece a una diferencia ideológica muy profunda”, dijo Buenahora. “Colombia no puede seguir viviendo de rencores”.

El Teatro de LaGuardia se llenó de colombianos.

El Teatro de LaGuardia se llenó de colombianos.

Esa misma tarde de domingo, los delegados de Alvaro Uribe Vélez esparcían su discurso intolerante en el estado de Nueva Jersey. Kaleil Isaza, que ignora la política colombiana, desconoce la realidad de los colombianos en Nueva York y aspira a ser su representante, buscaba su rumbo en medio de personajes de dudosa reputación.

Javier Castaño