El senador Mitch McConnell y la congresista Nancy Pelosi.

La asistencia por desempleo, las protecciones de desalojo y otras ayudas para millones de estadounidenses están en juego cuando funcionarios de la Casa Blanca iniciaron negociaciones el lunes por la noche con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, sobre un nuevo paquete de ayuda por la pandemia que se tambalea en el Congreso antes de los próximos plazos.

Mientras los republicanos del Senado trataban de desplegar su propia propuesta de 1 billón de dólares, Pelosi imploró a los legisladores republicanos y a la Casa Blanca que detuvieran las luchas internas y vinieran a la mesa de negociaciones con los demócratas.

La ayuda se vence el viernes para un beneficio por desempleo de 600 dólares por semana que los demócratas llaman un salvavidas para los estadounidenses sin trabajo. Los republicanos quieren reducirlo a 200 dólares por semana, diciendo que el aumento federal es demasiado generoso por encima de los beneficios estatales y está desanimando a los empleados a regresar al trabajo.

La presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, habla durante un servicio para el fallecido representante John Lewis, demócrata por Georgia.

“Esto está mal. Tenemos que hacer lo correcto para el pueblo estadounidense “, dijo Pelosi en el Capitolio.

Pelosi presionaba el lunes a la Casa Blanca para negociar rápidamente para renovar los beneficios por desempleo a más de 16 millones de estadounidenses sin trabajo debido a la pandemia.

“El tiempo se está agotando”, dijo Pelosi. “Si a los republicanos les preocupan las familias trabajadoras, esto no tomará mucho tiempo”.

Pero en el dividido Washington, los republicanos y los demócratas tienen diferencias sobre la continuación de la ayuda que el gobierno federal debería dar a los trabajadores desempleados, adicionales a los fondos menos generosos que reciben de los gobiernos estatales.

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el monto reducido, sumado a la ayuda estatal, le daría a los trabajadores cerca de un 70 por ciento de lo que ellos ganaban antes de ser despedidos, una cifra que el asesor económico de Trump, Larry Kudlow, llamó “muy generosa”.

Los dos partidos políticos también están en desacuerdo en otras ayudas por el coronavirus, quiénes deberían recibir la ayuda y cuánto deberían recibir. También están discutiendo sobre si dar inmunidad legal a los negocios y sus empleados para que no puedan ser demandados ante la posibilidad de infectar a algún cliente, a como proponen los republicanos a pesar de la oposición demócrata.

Con la fecha de vencimiento de la ayuda por desempleo el viernes, la Casa Blanca y legisladores republicanos han pedido la aprobación de un paquete de ayuda parcial, y negociar el resto de los detalles en las próximas semanas. Pero Pelosi ha rechazado ese enfoque.

El senador republicano, Mitch McConnell, ha presentado un plan de 1 billón de dólares para nueva ayuda por el coronavirus.

“Podemos movernos rápidamente con los demócratas en estos temas”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin el domingo.

Pero Pelosi atacó el plan de ayuda limitado de los republicanos.

“Los niños tienen hambre, las familias no pueden pagar sus alquileres, la ayuda por desempleo está por vencerse, y los republicanos quieren hacer una pausa e ir poco a poco”, dijo Pelosi.

“Hemos estado listos para negociar por más de dos meses”, dijo Pelosi. Les imploró que llegaran a su oficina “a hacer el trabajo”.

Los republicanos han rechazado continuar con los pagos más altos por desempleo porque más de la mitad de los desempleados han recibido en beneficios de desempleo más de lo que ganaban cuando tenían trabajo.

Una encuesta en mayo también mostró que una quinta parte de los desempleados habían rechazado ofertas de sus empleadores para regresar a trabajar ya que sus cheques por desempleo eran mayores a lo que recibirían de sus empleos.

Casi 147.000 estadounidenses han muerto por el coronavirus, mientras más de 4,2 millones han sido infectados, siendo ambas cifras las más altas de cualquier país alrededor del mundo. Voa

QUE INCLUYE EL NUEVO PAQUETE REPUBLICANO

Está previsto que los republicanos del Senado anuncien este lunes un nuevo proyecto de ayuda económica de un billón de dólares por el coronavirus, que incluye asistencia para los desempleados y pagos a las empresas para que puedan retener a sus trabajadores.

El paquete viene a reemplazar la ayuda federal anterior aprobada en mayo que expira el viernes 31 de julio, en que millones de estadounidenses que están recibiendo beneficios por desempleo perderán el ingreso que los mantiene a flote en medio de una economía que no acaba de recuperarse.

No obstante, aún quedan por delante negociaciones difíciles y poco tiempo, con la oposición de los demócratas sobre el alcance de más asistencia para contrarrestar los severos efectos económicos de la pandemia.

¿Qué ofrece el nuevo paquete de ayuda?

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dice que el nuevo paquete pagaría a los 16 millones de desempleados de Estados Unidos el 70% de sus salarios individuales, a diferencia de la ayuda de 600 dólares semanales que recibían hasta ahora.

Mnuchin dijo el domingo a la cadena Fox News que los dos temas más urgentes son el vencimiento de los beneficios por desempleo el viernes y proteger a las empresas, escuelas y universidades contra las demandas.

Según explicó el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, el nuevo paquete incluye otro cheque de 1.200 dólares, créditos fiscales para pequeñas empresas y restaurantes, y protección para las personas que están atrasadas en el pago del alquiler de sus viviendas.

Paquete de ayuda de la Casa Blanca para desempleados cubre 70% del sueldo que percibían

Funcionarios de la administración Trump dieron detalles el domingo en televisión nacional sobre la nueva propuesta de ayuda del gobierno estadounidense para quienes han perdido el trabajo a raíz de los cierres de empresas causados por la pandemia del coronavirus.

¿Por qué el 70% del salario?

Los republicanos han expresado que el actual pago federal de 600 dólares semanales a los desempleados, más los beneficios que reciben por sus estados, supera lo que muchas personas recibían cuando estaban trabajando.

También alegan que esos desempleados tienen menos estímulos para regresar a sus puestos de trabajo debido al dinero que están recibiendo. En general, los republicanos están de acuerdo en cambiar una cantidad fija a una en la que no sea mayor al 70% del salario que tenían al quedar desempleados.

Los demócratas, por su parte, son partidarios de mantener una cantidad fija de beneficios, porque algunos sistemas de computación en los estados son anticuados para calcular lo que corresponde a cada persona y eso crearía dificultades para la asignación de los beneficios.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nanci Pelosi, dijo el domingo que la razón de los 600 dólares era su simplicidad.

¿Llegarán a un acuerdo demócratas y republicanos?

Los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron en mayo su propio proyecto de 3 billones de dólares, que mantendría el complemento de 600 dólares a la semana hasta finales de 2020.

Pelosi criticó el domingo el “desorden” republicano por no poder ponerse de acuerdo sobre un plan cuando los estadounidenses están “al límite” y pasando hambre.

A pesar de ello, Mnuchin expresó a Fox News el domingo su optimismo en llegar a un acuerdo con los demócratas.

“Podemos avanzar muy rápidamente con los demócratas en estos temas. Ya nos hemos avanzado rápidamente antes, y no veo ninguna razón por la que no podamos avanzar rápidamente de nuevo”, dijo Mnuchin.

Otra cosa que complica las negociaciones es que el Senado entrará en un receso el 7 de agosto y la Cámara de Representantes el 31 de julio. Pelosi dijo que está dispuesta a retrasar el receso para aprobar el paquete, pero el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, no ha hecho declaraciones al respecto.

Ninguna de las dos cámara regresará hasta principios de septiembre.

Cámara de Representantes aprueba otro paquete de alivio por 3 billones de dólares

Ya se habían aprobado 2 billones de dólares en marzo para alivio económico ante la pandemia. La economía estadounidense sigue mostrando señales de los estragos. Los demócratas promovieron un proyecto de Ley que ofrece ayuda a los gobiernos estatales y locales, así como a los estadounidenses, los residentes legales, las tribus de nativos americanos e, incluso, a los inmigrantes indocumentados. Trump la rechaza y amenaza con vetarla.

¿Qué otra cosa pudiera incluir el paquete de los republicanos?

Los republicanos quieren reabrir las escuelas lo más pronto posible y a sus efectos podrían asignar 105.000 millones de dólares al Departamento de Educación.

Otro plan que se ha considerado es un incentivo a quienes “regresen al trabajo”, propuesto por el senador Rob Portman, de Ohio, y el representante Kevin Brady, de Texas.

También el presidente Donald Trump favorece un recorte de impuestos sobre ingresos e incluso ha dicho que no firmaría un proyecto de estímulos que no lo incluya.

Esta iniciativa ha sido una prioridad para la Casa Blanca, pero no tiene mucho apoyo de los republicanos y según la revista Forbes no está incluido en el nuevo paquete. Voa