Briana Ojeda sufrió un ataque de asma y un policía no la resucitó porque no sabía técnicas de emergencia. Fotos de familia.

Briana Ojeda murió debido a un ataque de asma porque un policía no le suministró primeros auxilios. Ahora sus padres están exigiendo que Nueva York capacite mejor a los agentes. Por eso protestaron frente a las cortes de Brooklyn.

El asambleísta demócrata Felix Ortiz introdujo ésta semana el proyecto de ley que lleva como nombre: Briana Ojeda’s Law.

“Los policías son los primeros en llegar en estos casos de emergencia y tienen que recibir mejor entrenamiento para salvar vidas y aplicar las técnicas de resucitación”, dijo la madre de la víctima, Carmen Ojeda. La menor fue enterrada el pasado fin de semana.

Más de 100 personas acudieron a la protesta que terminó frente al cuartel de policía 84 de Brooklyn. Portaron carteles coloridos que criticaban al Raymond Kelly, comisionado de policía de la ciudad de Nueva York, y cuestionaban los entrenamientos que la uniformada recibe en casos de emergencia.

La menor de 11 años murió el pasado 27 de agosto en las inmediaciones del cuartel cuando su mamá Carmen Ojeda la llevaba al hospital y se metió con su carro en contravía. El policía Alfonso Méndez detuvo a la madre y no le administró las técnicas de resucitación. Cuando la menor llegó al Long Island College Hospital fue declarada muerta.

Madre e hija estaban jugando en el jardín Carroll Gardens cuando Briana comenzó a tener problemas respiratorios.

La madre le dijo al policía Méndez que la ayudara, pero su respuesta fue que no sabía cómo hacerlo. “Por eso queremos que la policía reciba mejor entrenamiento de resucitación y primeros auxilios y que los agentes los pongan en práctica”, dijo la madre de la víctima.

El policía Méndez, de 30 años, fue suspendido por no reportar el incidente a sus superiores.

Briana Ojeda tenía 11 años.

Al parecer el agente no recibió suficiente entrenamiento de primeros auxilios y además los policías no están obligados a suministrar CPR porque en muchas ocasiones no llevan protectores bocales para darle respiración de boca a boca al paciente.

Las autoridades de la ciudad no se han manifestado al respecto.