La diseñadora peruana Sylvie Cachay en medio de dos modelos que lucen sus trajes de baño.

Una diseñadora peruana de trajes de baño fue hallada muerta en la bañera de un hotel de lujo de Manhattan con marcas rojas de violencia en el cuello. La Policía arrestó a su ex novio y no tiene derecho a fianza. Sylvie Cachay, de 33 años, estaba muerta cuando los paramédicos llegaron al SoHo House del bajo Manhattan porque el agua de la bañera se estaba filtrando al piso de abajo.

El sospechoso es su exnovio Nicholas Brooks, de 24 años e hijo del escritor Joseph Brooks, quien ganó un Oscar con el tema de la película You Light Up My Life. El joven no estaba en el hotel cuando la policía llegó, pero se apareció minutos después. Brooks ha tenido problemas de violencia hacia otras mujeres y ha negado que mató a Cachay. Su abogado dijo frente a la corte que probarán su inocencia.

Cachay y Brooks salieron juntos por seis meses y al parecer habían roto la relación. Kate Godici, la ex publicista de Cachay, dijo que no conocía muy bien la relación entre ambos. Las autoridades dicen que Brooks la mató porque no aceptó la separación.

La policía encontró droga recetada en un frasco en el apartamento en que murió Cachay. El vocero de la policía, Paul Browne, dijo que la autopsia preliminar concluyó, pero que es necesario hacer más exámenes para saber con exactitud cómo murió la joven que trabajó para firmas como Marc Jocobs, Tommy Hilfiger y Victoria’s Secret.

Cachay nació en Perú y se crió entre Lima y el estado de Virginia. Estudió diseño en Marymount College y creó su propia línea de trajes de baño bajo el nombre Syla. Sus trajes de baño se vendían entre 200 y 400 dólares, pero debido a la crisis económica tuvo que cerrar su empresa. Sus padres viven en Perú y fue allá en donde se enteraron de su muerte.

El hotel en que murió Cachay es de lujo y frecuentado por estrellas de Hollywood y modelos como Naomi Watts, Nicole Kidman, Lieve Schreiber y el jugador de fútbol David Beckham. Son frecuentes las fiestas privadas y exclusivas y un episodio de la serie de televisión Sex and de City se grabó en ese hotel.

“Estoy muy contenta de haber convertido mis sueños en realidad”, dijo recientemente Cachay cuando tenía su propia línea de ropa.