El animador Miguel Rueda acaba de producir su nueva película titulada Carlos Q.D.W. El protagonista, Carlos, vive en un universo paralelo. Trabaja en un restaurante y en las noches estudia física cuántica para construir una maquina que lo puede transportar en el espacio tiempo con el fin de visitar a su familia.

“Mi trabajo más reciente está caracterizado por unas personas en un mundo utópico en donde no hay esperanza, aunque hay una luz al final. El argumento es que los líderes son afectados por la realidad y por eso crean movimientos. Carlos no es un activista, pero crea un artefacto para ayudar a la gente a transportarse. Dona su conocimiento para que otros lo utilicen”, dijo Rueda.

Miguel Rueda, Foto cortesía

Su más reciente película transcurre en un mundo más fascista, mas represivo y de allí surge un héroe. Muestra como la tecnologia vuelve obsoletos los muros y las fronteras. Es ciencia ficción y trata de predecir el futuro.

“Me inicié en 1996 en computadores, con tabla digitalizadora para dibujar directamente en la pantalla digital. Combino este trabajo con fotografía, sonido y actores reales, además de escritores. Hago animación y novelas gráficas”, añadió Rueda.  “Mi arte es multidisciplinario. Mi valor estético mezcla cine negro de los 40 con sombras y luz. Me gustan las películas post-apocalípticas.  Me encanta la ciencia ficción”

Rueda empezó en Colombia como diseñador de ropa, En Punto Blanco donde manejaba las licencias de Disney y Warner Brothers. En las noches trabajaba como animador en City TV y despues en canal capital. Estudió artes en la Universidad Distrital de Bogotá y luego diseño. Tomó cursos de computación. Se aburrió haciendo ilustraciones y pasó a animador. Ha hecho infinidad de comerciales.

“Mi proceso parte de la realidad porque uno debe hablar de las cosas que conoce y lo rodean. Luego paso a otro universo, construyendo otra historia”, dijo Rueda. “Mi público es muy amplio, menos para niños. Es para personas que tienen un buen criterio de la realidad”

Rueda dijo que el Internet tiene un público que no niega otras plataformas como el cine que se puede ver en teatros. Está incursionando a la realidad aumentada para reivindicar el libro con una aplicación para ingresar a la animación. Es otra dinámica, dijo Rueda, “libro con tecnologia”.

El cartel de promoción de la película animada en blanco y negro.

“Ahora todo tiene animación, las instrucciones de un producto, los videos educativos, apps para mobiles etc. La animación es una disciplina con muchas aplicaciones en la vida diaria”, concluyó Rueda.

Javier Castaño