El pastor de Florida que planeaba quemar copias del Corán este 11 de septiembre ha decidido no hacerlo. Primero dijo que había ganado porque logró que los responsables de la construcción de una mezquita a dos cuadras de la Zona Cero en el bajo Manhattan, habían decidido levantar el templo en otro lugar.

Cuando los responsables dijeron que eso no era cierto, el reverendo Terry Jones dijo que estaba considerando su decisión.
“No estamos cancelando la quema del Corán, pero la estamos suspendiendo”, dijo James, quien ahora desea venir a Nueva York a reunirse con líderes musulmanes. Al parecer, James había llegado a un acuerdo con Imam Muhammad Musri, líder islámico de Florida, para “mudar la mezquita a otro lugar”, pero el Imán de Nueva York, Feisal Abdul Raur, nunca estuvo de acuerdo. Abdul Raur es el responsable de la contrucción de la mezquita en la Zona Cero en donde este fin de semana habrán protestas a favor y en contra de este templo.
La popularidad del pastor James ha aumentado después que el presidente Obama le solicitó que no quemara el Corán porque motivaría la ira de los musulmanes. Era como motivarlos a que reclutaran más gente para cometer actos terroristas contra le mundo de occidente. El Talibán justificaría de esta manera sus acciones.
El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, dijo que el pastor James podía quemar el Corán porque lo permitía la Constitución de los Estados Unidos, pero luego le sugirió que en lugar de echarle candela, repartiera copias falsas del Corán.
En Afganistán hubo protestas en contra de la iglesia liderada por el pastor James, y en varias naciones lo tildaron de “estúpido” y “peligroso” por planear la quema del Corán

El Corán.

El pastor cristiano de Florida afirmó que no piensa desistir de sus planes de quemar copias del Corán el 11 de septiembre.

La iniciativa del controversial pastor protestante ha generado la condena mundial, y pese a las advertencias de que pondría en riesgo las vidas de soldados estadounidenses en Afganistán e Irak, el religioso dijo que no está convencido de mudar de ideas.

“No estamos convencidos de que dar un paso atrás sea lo correcto”, dijo Jones, quien además es autor de un libro titulado “Islam is of the Devil” (El Islam es del Demonio).

El reverendo Terry Jones, líder de una pequeña Iglesia protestante en Gainesville, Florida, ha recibido llamados de Washington, el Ejército y también líderes religiosos, así como del exterior, para que cancele los planes de quemar el libro sagrado del Islam.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo estar “profundamente perturbado” por los planes de Jones y el Vaticano también se sumó a las voces críticas.

También el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo a su personal en una reunión matutina en el Pentágono que él “apoya con firmeza” la visión de sus comandantes militares de que cualquier plan de quemar el Corán puede poner en peligro vidas estadounidenses, dijo el portavoz del Pentágono Dave Lapan.

Los principales comandantes estadounidenses en Afganistán han dicho que el plan de la Iglesia de Florida pone en riesgo los esfuerzos del presidente Barack Obama de acercarse a los 1.500 millones de musulmanes.

En tanto el portavoz del Departamento de Estado P.J. Crowley dijo que “esperamos que el mundo aprecie que esta es la acción de un grupo muy reducido y extremo que no representa las visiones de Estados Unidos o de el conjunto de los estadounidenses”.

“La quema del Corán es para llamar la atención de que algo anda mal”, sostuvo el pastor que enfrenta una fuerte condena mundial. “Necesitamos ponernos de pie y enfrentar el terrorismo”, dijo en referencia a los ataques del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos por parte del grupo islamista Al Qaeda.

La acción fijada para el sábado, cuando se cumplirá el noveno aniversario de los ataques, ha atraído la condena internacional y generó protestas en Afganistán e Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo.

Además, la iniciativa de Jones se produce cerca del final del mes musulmán de ayuno del Ramadán, y en medio de las tensiones respecto a la propuesta de construir un centro cultural islámico y una mezquita cerca de la “zona cero”, donde se produjeron los ataques contra el Centro Mundial de Comercio en Nueva York.

Jones, quien ha recibido varias amenazas de muerte. El FBI y las agencias federales están trabajando con las autoridades de Gainesville para investigar las amenazas.

NOA