¿Qué esperar del triunfo demócrata en las elecciones?

¿Qué esperar del triunfo demócrata en las elecciones?

La comunidad latina de Queens tiene motivos para sonreír este fin de año. Hay nuevos vientos políticos. Hay esperanza. Hay posibilidades de cambio. En especial, tres mujeres demócratas fueron electas el pasado 6 de noviembre y tendrán una gran incidencia en el destino de este condado: la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, la senadora estatal Jessica Ramos y la asambleísta Catalina Cruz. Estas legisladoras tiene ahora la sartén por el mango y veremos que logran cocinar.

Ocasio tiene solo 29 años y ninguna experiencia política. Se presentó como una socialista-demócrata con ideas independientes y muy alejada de las grandes corporaciones. Este periódico la entrevistó antes de que derrotara al congresista Crowley en elecciones especiales el pasado mes de junio. También la entrevistamos después de su triunfo y hemos seguido su trayectoria.

Otros políticos demócratas, activistas y organizaciones comunitarias de pensamiento conservador y retrógrada, se han subido al bus de Ocasio. Es decir, se volvieron progresistas de la noche a la mañana para acomodarse a la nueva tendencia política. Por eso el gran desafío de Ocasio es aprender, mantenerse independiente, luchar por lo que dijo que iba a luchar y rechazar a los políticos y organizaciones comunitarias que han dormido juntos en la misma cama y no han ayudado a los latinos. Ocasio representará a Queens y El Bronx.

Ramos tiene más experiencia política que Ocasio, es más astuta y beligerante, aunque también debe demostrar que quiere y puede representar a los latinos, alejada de los mismos intereses del Partido Demócrata que han impedido nuestro crecimiento político y social. Ramos es la latina de mayor jerarquía en el condado de Queens a nivel político y su responsabilidad es mayor que cualquier otro legislador de Queens. Su capacidad para interpretar la problemática que enfrentarán los latinos y si puede mantenerse independiente, son la clave de su éxito político.

Cruz tiene muy poca experiencia política, ha demostrado muchas ganas de aprender, es entusiasta y su mayor desafío es conectar con los residentes de Corona y Jackson Heights, sus constituyentes. Su candidatura surgió de lo más profundo y viciado del Partido Demócrata de Queens y su gran desafío será buscar un sendero propio, auténtico y efectivo. Una gran carga política para Cruz, quien fue una soñadora o dreamer.

El Partido Demócrata tiene que demostrar que sabe adaptarse a nuevas realidades como inmigración, el surgimiento del racismo, el desplazamiento de los pobres de nuestros vecindarios, la hipocresía de organizaciones comunitarias y las falsas promesas educativas y de justicia social. Este partido controla ahora todo en el estado de Nueva York: el gobernador Andrew Cuomo fue electo por tercera vez, el senado y la asamblea están en sus manos, la fiscalía, la contraloría y los dos senadores. Si no ayudan a la comunidad es porque no se les da la gana.

A nivel nacional el Partido Demócrata retomó el control el Congreso, aunque no del Senado. Ganó varias gobernaciones y su triunfo produjo la ira del presidente Donald Trump, quien comenzó a amenazar ente la posibilidad de que le abran un juicio de destitución.

En realidad no ha cambiado nada. Estos triunfos significan que hay esperanza. Eso es todo. Amanecerá y veremos.

468

Deja un comentario