La gente ha comenzado protestar en Bahrein y a enterrar a los muertos.

Dos personas murieron en Bahrein a manos de la policía cuando trató de disolver las protestas atacando las carpas de la plaza de la capital, Manama, en las que se encontraban centenares de personas, incluidos mujeres y niños.

«La policía viene, está usando gases lacrimógenos contra nosotros», dijo un manifestante a Reuters por teléfono. Otro dijo: «Estoy herido, Estoy sangrando. Nos están matando».

Un manifestante dijo que había sacado de lugar a dos personas que resultaron heridas por balas de goma.

Bahrein ha sido el último lugar al que se han extendido el éxito de la lucha de los pueblos de Túnez y Egipto para derrocar a sus gobiernos. Miles de manifestantes en su mayoría chiíes mostraron su descontento por un régimen en el que se sienten discriminados y al que exigen un mayor poder de decisión en el reino isla donde una familia de suníes gobierna a una población de mayoría chií.

Cientos de personas acamparon en la plaza Pearl, una intersección de la capital que buscan convertir en lo que supuso la plaza Tahir en Egipto, base de una protesta similar a la que llevó a la caída del líder egipcio Hosni Mubarak.

Sin embargo, la plaza vació la plaza en la madrugada del jueves 17 de febrero, dejando un rastro de carpas abandonadas, frazadas y basura.

«Estuve allí (…) Los hombres corrieron, pero las mujeres y niños no podían correr tan rápido, algunos aún están dentro (de la plaza)», dijo Ibrahim Mattar, un parlamentario de la oposición.

«Se ha confirmado que dos personas murieron», declaró. «Más están en condición crítica», agregó.

Agitación también en Yemen

Doce personas resultaron heridas en Saná, la capital de Yemen, durante los violentos enfrentamientos registrados por quinto día consecutivo entre contrarios y partidarios del Gobierno, según informó un corresponsal de la AFP.

Los manifestantes antigubernamentales, unos 2.000 –en su mayoría estudiantes–, fueron atacados al salir del campus por partidarios del Congreso Popular General (CPG), el partido en el poder, armados con porras y piedras.

«El pueblo reclama la caída del régimen», coreaban los manifestantes. Los disturbios con partidarios del presidente Alí Abdalá Saleh, en el poder desde 1978, congregan a estudiantes y ciudadanos de a pie que se manifiestan a diario para reclamar la caída del régimen.

Voa