Portada de la edición de enero del 2020 de Queenslatino.

Este año de elecciones federales las campañas de odio y los ataques a negros, judíos y latinos están aumentando. Se siente en las noticias y en la calle. Corre como pólvora que persigue a inmigrantes de grupos étnicos. El origen está en quienes creen en la supremacía blanca.

El año pasado en Astoria, Queens, un árabe fue atacado por adolescentes que le gritaban “váyase de nuestro país” y “ISIS”, en referencia al estado islámico. El pasado febrero también aparecieron suásticas en una escuela pública de Queens. En agosto de ese mismo año, varios volantes antisemitas aparecieron en Ridgewood, Queens, con la estrella de David y la frase: “Basura de malnacidos judíos”.

El racismo en la ciudad de Nueva York también ha acabado con las vidas de latinos como Manuel Aucaquizhpi (1994) y José Sucuzhanay (2008), ambos ecuatorianos. El mexicano Mayron Martínez Cruz fue atacado en un tren de la estación de Wall Street en el 2017 por ser “inmigrante”.

Los ataques de odio también son contra la comunidad homosexual. Las escuelas públicas de esta ciudad son las más segregadas de Estados Unidos. Por eso el alcalde Bill de Blasio está incluyendo clases sobre los ataques de odio y el racismo para contrarrestar la formación racista que prevalece en algunos hogares.

El racismo, la discriminación y la segregación también prevalecen en oficinas y fábricas, en la adjudicación de préstamos bancarios, en el acceso a la universidad y la selección de profesores, en la atención médica y en la promoción del arte y la cultura. Es decir, está en la esencia de esta nación. Las redes sociales engrandecen el odio.

La revista New York acaba de publicar una edición con el título ‘Adentro del creciente movimiento terrorista… Esta es América’ que incluye fotografías de Mark Peterson. Son imágenes que muestran el racismo en varios estados y sus protagonistas. Los supremacistas blancos fueron responsables de 39 muertes en el 2018. El Ku Klux Klan sigue vivo y golpeando desde la guerra civil de 1865.

A la sociedad y a los latinos nos corresponde estudiar e informarnos, además de unir nuestras voces para defendernos del racismo directo o sutil e institucionalizado.

Si es víctima de un crimen de odio o desea informar a las autoridades de crímenes racistas, llame al 1-888-577-4782.

Javier Castaño

Políticos marcharon en el Puente Brooklyn para condenar el odio, incluyendo el gobernador Cuomo, el alcalde de Blasio, los senadores Gillibrand y Schumer, y Corey Jonhson, presidente del Concejo. Foto alcaldía de NY

Nueva York responde

Miles de personas se reunieron a principios de este mes en el bajo Manhattan para marchar contra el antisemitismo a raíz de ataques violentos dirigidos a la comunidad judía en Jersey City y Brooklyn.

Otra manifestación se realizó simultáneamente en las afueras de la sede de la Agencia Judía para Israel en el centro de Jerusalem. El primer ministro Benjamin Netanyahu twitteó su apoyo a la manifestación de la ciudad de Nueva York.

El evento de Nueva York, patrocinado por la Federación UJA de Nueva York junto con el Consejo de Relaciones con la Comunidad Judía de Nueva York, la Liga Antidifamación de Nueva York, el Comité Judío Americano de Nueva York y el Consejo de Rabinos de Nueva York, fue respaldado por los líderes cívicos locales.

Desde la masacre del 10 de diciembre en una tienda kosher en Nueva Jersey, ha habido una serie de ataques físicos contra judíos. Un asaltante irrumpió en la casa del rabino Chaim Rottenberg en Monsey, Nueva York y utilizó un machete para apuñalar a quienes celebraban Jánuca. Cinco personas resultaron heridas.

La ciudad de Nueva York anunció que pondrá en marcha un plan para combatir los crímenes xenófobos antisemitas. Habrá presencia policial en barrios judíos como Borough Park, Crown Heights y Williamsburg.

En la marcha en el Puente Brooklyn se encontraban la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio, entre otros políticos.

El gobernador Cuomo dijo que Nueva York proveerá $45 millones en fondos adicionales para proteger las instituciones religiosas y las escuelas no públicas. “No dejaremos que el cáncer del odio y la intolerancia nos debilite”, dijo Cuomo. El alcalde de Blasio twitteó un video y escribió “sin odio, sin miedo”.

La policía de Nueva York reportó 311 crímenes de odio hasta septiembre del año pasado, en comparación con los 250 reportados durante el mismo período en el 2018. La Liga Antidifamación detectó 20 ataques racistas en diciembre del año pasado. AJN

POLITICOS LOCALES COMENTAN SOBRE EL ODIO:

El efecto Trump

Los tiroteos en el Paso y en Dayton que dejaron en total 31 muertos y decenas de heridos en Estados Unidos, se suman a una larga lista de crímenes del mismo tipo que tienen como base el odio, las teorías supremacistas y la violencia extremista.

El tiroteo de El Paso, Texas, dejó 22 muertos y fue un crimen de odio. El gatillero de 21 años está relacionado con un manifiesto que denuncia la “invasión hispana en Texas”. En en la ciudad de Dayton, en Ohio, otro tiroteo causó que 10 personas perdieron la vida, incluyendo al autor del crimen, un hombre de 24 años.

Con estas dos masacres fueron más 250 tiroteos en el 2019 en Estados Unidos. Según un reporte del Centro de estudios sobre el odio y el extremismo, los crímenes de odio aumentaron en 9% en 30 principales ciudades del país en 2018. Las víctimas: afroamericanos, judíos, homosexuales y latinos.

Este año de elecciones, las campañas y los debates estarán impregnados de racismo y odio. Beto O’Rourke, excongresista y precandidato demócrata a la presidencia, señaló directamente la retórica anti-migrante del presidente estadounidense Donald Trump como una de las principales causas de este preocupante fenómeno.

«Trump es racista y aviva el racismo en este país, y no solo ofende nuestra sensibilidad, fundamentalmente cambia el carácter de este país y lleva a la violencia», dijo O’Rourke.

El primer mandatario ha dicho: «El odio no tiene cabida en nuestro país», agregando que los tiroteos son parte «de un problema de salud mental». Los llamados “supremacistas blancos” son las personas que defienden la supuesta superioridad de la raza blanca por encima de otras etnias. En Estados Unidos, son varios los movimientos que defienden esta idea: grupos neo-nazis, nacionalistas blancos, la llamada Alt-right (extrema derecha), el Ku Klux Klan, entre otros.

El año pasado el presidente Trump atacó abiertamente a cuatro congresistas demócratas conocidas como “La Brigada”. Les dijo que si no estaban contentas, regresaran a “los países de donde vivieron”. Esto a pesar que tres de las cuatro legisladoras nacieron en Estados Unidos. Además, el presidente ha dicho que los inmigrantes son “violadores y criminales” y que hay una emergencia nacional en la frontera con México por las caravanas de “invasores” inmigrantes.

Según cifras oficiales, en 2015 se registraron 1.618 crímenes de odio; en 2016 hubo 1.730; 1.836 en 2017 y en 2018 fueron 2.009 los asesinatos. France24