obama1

El presidente Obama solicitó al Congreso pasar la ley de financiamiento del Departamento de Seguridad Nacional, incluyendo las provisiones para la acción ejecutiva en inmigración.

El mandatario recibe en la Casa Blanca a un grupo de jóvenes que se beneficiaron de la Ley de Acción de Diferida para los Llegados en la Infancia, conocida como DACA.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió un grupo de jóvenes que se beneficiaron de la Ley de Acción de Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)  en la Casa Blanca, mientras legisladores estadounidenses buscan la forma de desmantelar su acción ejecutiva en inmigración.

Tras la reunión, Obama dijo que nadie en el país pensaría en deportar a los jóvenes si es que llegan a hablar con ellos.

El mandatario lamentó que, en el debate sobre la reforma migratoria, muchas veces se pierden de vista las perspectivas humanas de lo que se discute, y por ello quería recibir a los llamados “soñadores”, para recordarle lo importante que es, y que personas y familias son lastimadas en el proceso.

“Quiero ser lo más claro posible”, dijo Obama en la Casa Blanca. “Voy a vetar cualquier legislación que llegue a mi despacho que quite oportunidades para estos jóvenes, quienes crecieron aquí y que están preparados para contribuir al país”.

Legisladores republicanos de la Cámara de Representantes idearon un proyecto de ley de presupuesto para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que a condiciona el financiamiento de las acciones ejecutivas del presidente.

La legislación no pudo pasar el Senado el martes, dado que legisladores demócratas bloquearon la votación. El líder de la mayoría republicana, senador Mitch McConnell, señaló que espera una nueva votación para la tarde del miércoles.

Senadores demócratas pidieron al liderazgo republicano en la Cámara Alta y la Cámara de Representantes de restituir el financiamiento completo de DHS.

Si el Congreso no pasa una ley de financiamiento para DHS antes del 27 de febrero, la agencia no contará con los recursos para llevar a cabo su misión.

Obama envió un mensaje al Congreso.

“Mi fuerte sugerencia seria que el Congreso avance y financie el Departamento de Seguridad Nacional. Estamos haciendo un tremendo trabajo en la frontera. Las preocupaciones que tenían algunos sobre los menores no acompañados viajando desde Centroamérica (…) han bajado. Estamos debajo de los niveles de hace dos años”, dijo el mandatario.

Obama añadió que EE.UU. está trabajando en conjunto con países centroamericanos para asegurarse que los jóvenes tengan esperanzas en el futuro y que los padres reciban mensajes claros de no enviar a sus hijos a un peligroso viaje. voa