Primero fue la nueva ley de inmigración del estado de Arizona y ahora el envío de tropas a la frontera para detener indocumentados. El presidente Barack Obama busca 500 millones de dólares para enviar 1,200 soldados de la Guardia Nacional a proteger la frontera entre México y los Estados Unidos. El presidente de esta nación fue presionado por los partido demócrata y republicano, dijo un representante del gobierno de esta nación. Este anuncio se produce cuando el presidente Obama busca apoyo de los republicanos para reformar las leyes de inmigración luego de haber sido aprobada una ley que buscar perseguir a los indocumentados en el estado de Arizona.

La Casa Blanca dijo que las tropas proveerán apoyo logístico para detener a los indocumentados y luchar contra el narcotráfico mientras que el gobierno contrata y capacita a más agentes fronterizos.

El gobernador de Arizona, Jan Brewer, y los dos senadores, John McCain y Jon Kyl, todos republicanos, han estado presionando al presidente Obama para que refuerce la presencia militar en la frontera. Los dos senadores han presentado una propuesta de ley para presionar al presidente Obama a que envíe 6,000 tropas a proteger la frontera.

“El envío de estas tropas es un paso hacia adelante, aunque no está enviando suficientes soldados”, dijeron los dos senadores en un comunicado de prensa.

La inmigración ilegal ha sido un tema candente después de la aprobación de la nueva ley en el estado de Arizona, cuyo fin es expulsar a 460,000 indocumentados que posee este estado desértico.

El gobierno de México dijo que respeta la decisión del presidente Obama, pero que Washington debería de preocuparse más por los problemas que tiene en su parte fronteriza, incluyendo el tráfico de armas. En la actualidad hay 344 soldados trabajando en la protección de la frontera entre las dos naciones.