La Administración de Recursos Humanos (HRA) de la Ciudad de Nueva York comenzó la campaña del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) que anteriormente era conocido como Food Stamps. Este programa de nutrición es para ayudar a las familias de escasos recurso a comprar comida saludable con el fin de alimentar a sus hijos, ancianos y necesitados.

Esta campaña de nutrición se enfoca en familias inmigrantes y ancianos, pero su objetivo es ayudar a todos los pobres. Un componente esencial de esta campaña es la página digital FoodHelp.nyc que los dirige a ACCESS NYC en donde pueden hallar información sobre centros comunitarios que prestan este tipo de ayuda nutricional, además de cocinas comunitarias y otros servicios básicos.

La campaña también incluye avisos en buses públicos, tiendas de vecindarios, centros para cambiar cheques, salones de belleza, peluquerías y bodegas, además de redes sociales.

La Ciudad de Nueva York considera que ayudando a la alimentación de estas familias se estimula la economía locar y sus residentes son más productivos y felices.