Tu carro

Por Roger Rivero

Cuando pruebas un auto pensando constantemente en otro -u otros- algo no marcha bien. Me ha sucedido durante toda la semana evaluando el nuevo Chevrolet Malibu. Por más que lo he evadido, la comparación con uno de los sedanes mejor vendidos de la historia, el Toyota Camry. ha sido recurrente. El Malibu es un auto con profundas raíces en la historia automovilista Norte Americana.

La novena generación del Malibu llega este año, con un auto totalmente rediseñado y superior. Nunca antes había conducido uno, y en las primeras millas advertí dos atributos que atraen a comparadores como abejas al panal; el auto es silencioso y la calidad de conducción refinada, sintiéndose “pastoso” y reposado al timón, como les gusta a las personas mayores. Agitada como son nuestras vidas, con tantos cambios incluidos los de autos semanalmente, me vi obligado a mirar el emblema en el timón del auto para asegurarme: “OK, no es un Toyota Camry, estas manejando un Chevy Malibu”…pero cuidado, una mirada más cercana durante nuestra prueba, ha puesto al descubierto la intención de General Motors de hacer de este auto, la excepción y no la regla.

Nuestro auto de prueba, un Malibu 2LZ con el paquete adicional de “Confidencia para el conductor” que agrega $2, 885 dólares, viene con precio total de $34,680, conteniendo cargos de destino. Menos de $35K por un auto con prestaciones para hacer feliz al más exigente de los choferes, incluyendo asistencia de estacionamiento en paralelo, una de las más divertidas y para algunos imprescindible función. Tiene mucha tecnología y es un carro que dura mucho si le hacemos los mantenimientos periódicos.

En cuanto a la depreciación -el valor que conserva el auto luego de varios meses de uso- he quedado sorprendido por la escasa diferencia entre algunos sedanes que comparé. Luego de 5 años, el que más valor conserva es el Honda Accord, con 37% de su valor. Le sigue el Toyota Camry con 35%, he introduje por ánimos de comparar al Kia Optima, que mantiene un 33%. El Chevy Malibu mantiene 31% de su valor después de los 5 años, un porcentaje no despreciable si lo comparamos con el líder del segmento, el Accord.

Con tres opciones de motor rondando consumo de 27/37 millas por galón en la ciudad y autopista, una versión hibrida disponible, excelente y llamativo diseño, y una carga de tecnología que todavía no alcanzan sus contrincantes, el completamente nuevo Chevrolet Malibu del 2016 entra por la puerta ancha, a la hora de seleccionar los ganadores en el sector de los sedanes familiares.

Más informaci´pm de autos en: YouTube.com/automotrizTV