En Nueva York la gente está celebrando la llegada del verano y despidiendo la pandemia.

Esta ciudad fue el epicentro mundial de la pandemia y la primera en vencer el Coronavirus. Aún hay casos de contagio y debemos seguir vistiendo el tapabocas, pero estamos dejando las reuniones virtuales y comenzamos a reunirnos en interiores.

La prueba está en que el alcalde Bill de Blasio anunció un gran concierto al aire libre en el Parque Central para el próximo sábado 21 de agosto. Se espera que alrededor de 60 mil personas compren boletos. Otro concierto en el Madison Square Garden será este 20 de junio para celebrar el Día del Padre, aunque solo es para vacunados.

Los teatros de Broadway también están reabriendo sus puertas al público y los restaurantes y bares de Nueva York ya pueden permanecer abiertos hasta las 4 de la madrugada. Los trenes ya funcionan las 24 horas.

“Queremos que todos los residentes de esta ciudad estén vacunados y para eso estamos haciendo un gran esfuerzo”, dijo el alcalde Bill de Blasio.

De acuerdo al Departamento de Salud de esta ciudad, el nivel de contagio ha bajado mucho. Por ejemplo, en Jackson Heights es del 068%, en Astoria y Maspeth el 0.28%, en Woodside el 0.66%, en Corona el 0.3% y en East Elmhurs el 1.16%. En la primera semana de junio sólo hubo 6 hospitalizaciones en esta ciudad y esa misma semana se registró el primer día sin muertos desde que comenzó la pandemia.

El estado está rifando 10 becas semanales para ingresar al college entre los jóvenes de 12 a 17 años que se vacunen. También están ofreciendo boletos de la lotería a quienes le pongan el brazo a la vacuna contra el Coronavirus. En todos los vecindarios hay buses en donde la gente puede acudir a vacunarse.

En la ciudad de Nueva York abrieron las playas y las piscinas y los estudiantes de escuela secundaria pueden desde ahora practicas sus deportes en los gimnasios.

Los centros de atención para mayores de edad vuelven a abrir este mes.

La ciudad de Nueva York también está vacunando a extranjeros y ha habilitado varias clínicas y buses para agilizar este proceso. Quien desee vacunarse sólo tiene que mostrar un documento con fotografía, incluyendo su pasaporte o matricula consular.

Entre los latinos de esta nación sigue el miedo a vacunarse, ya sea por temor a los efectos secundarios, al costo o porque la información personal pueda ser compartida con las autoridades de inmigración.

Por eso cuatro senadores federales latinos, Alex Padilla de California, Catherine Cortez Masto de Nevada, Bob Melendez de Jueva Jersey y Ben Ray Luján de Nuevo México, le enviaron una carta al Departamento de Salud y Trabajo de los Estados Unidos para que invierta en publicidad y en llegar a los hogares latinos para que se vacunen.