Frente a la Alcaldía, parte del grupo que busca el voto de los residentes legales en la ciudad de Nueva York. Fotos Javier Castaño

Activistas de los cinco condados están presionando al Concejo para que apruebe la ley que le permita a los residentes legales (portadores de la green card), votar en las elecciones de la ciudad de Nueva York con el fin de elegir concejales y alcalde. Esta ley funciona en varias ciudades del mundo, pero no en los Estados Unidos, la nación de inmigrantes.

“Si los residentes legales de la Gran Manzana pudieran votar en las elecciones locales, esta ciudad sería más demócrata, progresista y dinámica”, dijo David Andersson, coordinador de esta campaña en Nueva York y miembro del Partido Humanista.

David Andersson durante la reunión de planeación por el voto de los residentes en las elecciones locales de NY.

Los ecuatorianos votan en Madrid.

Los mexicanos votan en Amsterdam.

Los bolivianos en Bruselas.

Los dominicanos en Estocolmo.

Pero ningún latino puede votar en la ciudad de Nueva York. Al alcalde Bloomberg le encanta hablar de “la ciudad de inmigrantes”, aunque se ha opuesto a que los residentes legales puedan votar para escoger concejales y alcalde.

Si los residentes legales en Nueva York pudieran votar en las elecciones locales, los dos partidos políticos pudieran beneficiarse. También podrían perjudicarse, dependiendo del vecindario y de cuántos residentes legales viven en una determinada zona.

“Sería una reivindicación de los derechos de los inmigrantes y garantizaría el acceso al poder y una mayor participación cívica, además de una verdadera apertura hacia la expresión social”, dijo Arturo Sánchez, miembro de la Junta Comunal número 3 de Queens y profesor del Planificación Urbana y de Estudios Latinos de la Universidad de Cornell.

“En la Guerra de Independencia de los Estados Unidos los padres de ésta nación expresaron que nadie debe pagar impuestos sin representación, y está sucediendo precisamente lo contrario. Los residentes pagan impuestos y no tienen derecho al voto”, añadió Sánchez.

Este catedrático de Cornell pertenece a la coalición que está empujando el derecho al voto de los residentes de la ciudad de Nueva York, quienes se reunieron recientemente en la Universidad del Condado de Manhattan (BMCC) para estudiar la manera de avanzar esta idea y convertirla en ley.

Ron Hayduk explicando la información sobre el derecho al voto de los residentes legales.

Es un proceso difícil y si Nueva York lo logra, “entonces abrirá un diálogo internacional, una conversación mucho más amplia”, dijo Ron Hayduk, profesor de Ciencia Política en CUNY y quien presentó ese día imágenes para sustentar el derecho al voto de los residentes de esta ciudad.

“Este es un movimiento mucho más extenso, que incluye derechos humanos y que garantizará un sistema de gobierno más responsable, accesible y representativo”, dijo Hayduk.

Entre los miembros de la coalición hubo preguntas: “¿Entonces cuál será el valor de la ciudadanía y qué pasará con esas personas que votarían en esta ciudad y en otras naciones como Ecuador?”, preguntó Dan Jacoby, director ejecutivo de Grassroots NYC, una organización que busca reformar esta ciudad desde la base.

La pregunta es válida y por eso es que el alcalde Bloomberg se opone. “Si los residentes pueden votar, entonces no tienen incentivos para convertirse en ciudadanos de esta nación”, ha dicho el alcalde. El incentivo podría ser votar en las elecciones presidenciales y senatoriales después de obtener la ciudadanía.

“La verdad es que los políticos están nerviosos con esta iniciativa porque transformaría las reglas de juego para buscar su reelección. Por eso debemos de trabajar al lado de los sindicatos con el fin de ejercer presión sobre los políticos y obligarlos a trabajar por esta causa todo el tiempo”, dijo Charles Hetram Mohan, presidente de La Unión de los Trabajadores Americanos Guyaneses.

Charles Hetram Hoham.

“Tenemos que reconocer que la aprobación del derecho al voto de los residentes ampliaría la base de los sindicatos”, dijo Jessica Ramos, editora asociada de la publicación sindical SSEU Local 371 y candidata a líder distrital por el partido demócrata de Queens.

Los asistentes a esta reunión de trabajo estuvieron de acuerdo en que los políticos deben ser presionados para que no ignoren los derechos de los residentes y que el sistema de elecciones es corrupto. Una legisladora a la cual van a presionar es a la concejal Gale Brewer del oeste de Manhattan, presidenta del Comité de Operaciones del Gobierno, encargado de reformar el sistema de elecciones de la ciudad de Nueva York. “Sin su participación estamos perdidos”, dijo Andersson.

Desde que esta coalición realizó una demostración frente a la Alcaldía de Nueva York en el 2008, no se ha avanzado nada porque no ha existido el clima político. El debate sobre inmigración puede favorecer el derecho al voto de los residentes y los datos son alentadores para los miembros de esta colación:

Demostración por el voto de los residentes frente a la Alcaldía de Nueva York en el 2008.

Un millón 300 mil residentes de la ciudad de Nueva York no pueden votar en las elecciones locales.

Todos los años, los inmigrantes pagan 18.2 mil millones en impuestos.

El número de sindicalistas aumenta cada año.

Los inmigrantes votaron en las elecciones durante los primeros 150 años de esta nación.

Más de 65 países permiten que los residentes voten en las elecciones locales.

Esta colación necesita 26 concejales para pasar el proyecto de ley, aunque sólo 14 concejales han firmado su apoyo. Un total de 70 organizaciones comunitarias apoyan esta iniciativa.

“Tenemos que trabajar en conjunto y lograr que la gente nos colabore. La participación comunitaria es vital”, dijo Martha Chávez, coordinadora del New Immigrant Community Empowerment (NICE).

Martha Chévez de NICE de Queens.

Anna Dioguardi, directora del Queens Community House, dijo: “Primero tenemos que hablar con la gente, luego tenemos que explicarles la legislación y posteriormente responder a sus preguntas”.

Anna Dioguardi.

Hervé Andres vino de Francia para hablar sobre este tema durante la reunión porque ha realizado varias investigaciones al respecto. “No sé si el actual clima antiinmigrante afectará negativamente el derecho al voto de los residentes, pero de una cosa estoy seguro: este no es un tema fácil, es difícil de plantear y de aprobar, y tampoco se puede generalizar porque las experiencias varían de una ciudad a otra”.

Durante la reunión, Sabastian Maguire, consejero del concejal Daniel Dromm de Jackson Heights, Queens, explicó cuáles son los pasos a seguir para escribir y aprobar una ley de esta naturaleza. “Escribir un proyecto de ley de este tipo nos tomará alrededor de 90 días y Dromm lo apoya, pero debemos estudiar la mejor forma de hablar sobre éste asunto, escoger las palabras adecuadas, buscar la participación de la gente y llamar la atención de los medios de comunicación”.

Desde la izquierda, Dan Jacoby, Sebastian Maguire y Jessica Ramos.

John Moreno, director ejecutivo de Jóvenes Latinos para la Educación Superior, concluyó diciendo: “Lo que vemos son a los mismos políticos haciendo las mismas cosas y eso debe cambiar. Aunque esta ley es local, también debemos de buscar una estrategia federal, nacional, y apoyarnos en el poder de la gente joven, de los estudiantes y de aquellos que participan en eventos de la comunidad”.

El teléfono de la concejal Gale Brewer, para llamarla y ejercer presión sobre la aprobación del derecho al voto de los residentes legales, es el 212-873-0282. El teléfono para obtener información sobre esta coalición es el 917-378-8758. O visite ivotenyc@gmail.com

Verónica Piedra, directora del Centro Ecuatoriano Internacional: "Este voto favorecería a las comunidades inmigrantes de nuestra ciudad".

Esta coalición se reunirá el primer martes de cada mes para reintroducir este proyecto de ley que le otorga el derecho al voto en las elecciones locales a los residentes legales. El 3 de agosto se reúnen en el Queens Community House (74-09 37th Ave., cuarto 400, en Jackson Heights, Queens), a partir de las 6:30 de la noche. No todos los martes se reunirán en el mismo lugar.

Javier Castaño