La ley de inmigración de Arizona niega la ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados. En caso de ser aprobada esta nueva ley, ese estado no otorgará certificados de nacimiento a los padres de los bebés, Esta es la ley de inmigración más drástica que se ha propuesto en los Estados Unidos en los últimos años y puede tener un efecto en toda la nación.

“Es un concepto que no entra en conflicto con la Constitución”, dijo el representante republicano John Kavanagh, un acérrimo defensor de la ley de inmigración de Arizona. Este concepto se conoce con el nombre de ‘anchor babies’ o ‘niños de enganche’ porque les permite ‘engancharse’ a esta nación por nacimiento.

“Si regresamos a el primer borrador de la Constitución, nunca tuvieron la intención de otorgarle ciudadanía a los ilegales”, dijo Kavanagh, quien también apoya la propuesta del Senado 1070, que le otorga a las autoridades de Arizona mayor autoridad par implementar las leyes de inmigración como redadas y arrestos.

Bajo la ley federal actual, los niños nacidos en los Estados Unidos reciben la ciudadanía de manera automática, sin importar el estatus legal de sus padres.

Kyrsten Sinema, un congresista demócrata de Arizona que se opone a esta propuesta de ley de inmigración, dijo que “es muy claro que la propuesta 1070 viola la Constitución de los Estados Unidos.

“Entiendo que aquellos que apoyan el proyecto de ley 1070 lo están haciendo porque observan la inoperancia del gobierno federal”, continuó Sinema. “Desafortunadamente, esta nueva ley de ‘niños enganche’ no resuelve el problema de fondo que enfrentamos en Arizona.

Esta nueva ley de Arizona puede ser aprobada antes de terminarse el año 2010, pero los inmigrantes no esperan. Miles están abandonando ese estado ante el temor de las redadas y los arrestos. También hay otros inmigrantes que se suman a las múltiples protestas en contra de esta propuesta de ley.

La crisis económica y el alto desempleo han ayudado al fortalecimiento de este tipo de leyes anti-inmigrantes en los Estados Unidos. Los políticos hablan de una reforma de inmigración “comprensible” y “justa”, pero todas las propuestas se están inclinando hacia un fortalecimiento de la ley en contra de los inmigrantes y bajo el concepto de Seguridad Nacional que surgió en esta nación después de los ataques del 11 de septiembre del 2001.

En los Estados Unidos se estima que hay alrededor de 12 millones de indocumentados y la mayoría son de origen mexicano.