Un hombre caminando solitario al lado del muro en Tijuana, México. Foto Javier Castaño

Estados Unidos amaneció el lunes en su tercera semana de cierre parcial del gobierno con pocos avances en las conversaciones que buscan poner fin a la parálisis que comenzó hace 17 días y ha detenido las operaciones de agencias federales clave para el desempeño del país.

El presidente Donald Trump ha mantenido firme su postura respecto a la obtención de más de 5.000 millones de dólares para construir el muro fronterizo y los demócratas de la Cámara de representantes se preparan para votar nuevos proyectos de ley destinados a abrir las agencias cerradas.

El domingo Trump pareció ceder un poco cuando ofreció a construir el muro con acero en lugar de con concreto, a manera de concesión para los demócratas.

«El vicepresidente Mike Pence y el grupo tuvieron una reunión productiva con los representantes de Schumer / Pelosi hoy (domingo). Se discutieron muchos detalles de la seguridad fronteriza. Ahora estamos planeando una barrera de acero en lugar de concreto. Es a la vez más fuerte y menos molesto. Buena solución, y hecha en Estados Unidos», escribió Trump en Twitter.

Lea: Trump dice que necesita tratar con los líderes demócratas para terminar el cierre.

La paralización del gobierno altera la operaciones de varias agencias y la vida de unos 800.000 empleados federales. Casi la mitad de ellos están trabajando sin recibir salario. Los otros están por fuera de sus puestos hasta que se llegue a una solución presupuestaria.

Agentes de la Patrulla Fronteriza viajan a lo largo de una estructura de muro fronterizo recién fortificada, el 26 de octubre de 2018, en Calexico, California.
Agentes de la Patrulla Fronteriza viajan a lo largo de una estructura de muro fronterizo recién fortificada, el 26 de octubre de 2018, en Calexico, California.

Lea: Pilotos piden a Trump tomar las medidas necesarias para acabar con el cierre del gobierno.

Fondos para la barrera de acero

Funcionarios de la Casa Blanca confirmaron el pedido de fondos de Trump en una carta al Capitolio tras una reunión celebrada el domingo con altos asesores del Congreso, dirigida por el vicepresidente, Mike Pence, que arrojó pocos avances. La misiva del director interino de la Oficina de Administración y Presupuesto, Russell Vought, solicitó financiamiento para una «barrera de acero en la frontera suroeste».

La Casa Blanca señaló que la carta, así como los detalles proporcionados durante la reunión, buscaban responder a las preguntas de los demócratas sobre la solicitud de fondos.

Los demócratas, por su parte, dijeron que el gobierno no ha presentado aún un presupuesto completo sobre cómo gastaría los miles de millones que pide.

La carta incluye una solicitud de 800 millones de dólares para «necesidades humanitarias urgentes», un reflejo de la creciente inquietud sobre la llegada de migrantes a la frontera y que es un tema que plantearon los demócratas durante las reuniones, según la Casa Blanca. El documento recoge algunas demandas existentes como fondos para camas en centros de detención y agentes de seguridad, que ya fueron criticadas por el Congreso y podrían enfrentar la resistencia de legisladores demócratas.

Los demócratas, mayoría en la Cámara de Representantes, consideran que levantar un muro en la frontera es inmoral y poco eficaz.
Los demócratas, mayoría en la Cámara de Representantes, consideran que levantar un muro en la frontera es inmoral y poco eficaz.

Lea: Trump dice que podría declarar una emergencia nacional para construir muro fronterizo.

Las propuestas de los demócratas

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo esta semana que votará sobre cuentas de gastos individuales para reabrir las agencias cerradas. Explicó que la prioridad sería el Departamento del Tesoro y el Servicio de Impuestos Internos, «una acción necesaria para garantizar que las familias trabajadoras reciban sus reembolsos de impuestos a tiempo».

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, rechazó un paquete anterior de la Cámara de Representantes que habría financiado a la mayoría de las agencias hasta fines de septiembre y al Departamento de Seguridad Nacional por un mes, de modo que permitiera avanzar en las negociaciones sobre seguridad fronteriza.

El líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, pidió a McConnell que lleve el nuevo conjunto de proyectos de ley a votación una vez que pasen por la Cámara de Representantes.

«Son esencialmente los mismos proyectos de ley de financiamiento que el Senado republicano redactó y aprobó con un margen de 92-6 durante el último Congreso», dijo Hoyer en un comunicado.

«Necesitamos abrir el gobierno y luego negociar. No al revés», dijo también Hoyer al programa «Meet the Press«.

Los demócratas han ofrecido previamente aprobar 1,300 millones de dólares para garantizar la seguridad fronteriza, pero no los más de 5,000 millones de dólares solicitados por Tump para levantar el muro, que califican de inmoral y poco eficaz.

Trump insiste en que el muro es necesario para evitar que las personas ingresen ilegalmente al país desde México, así como para prevenir el narcotráfico y el terrorismo. Ha dicho incluso que está considerando declarar una emergencia nacional que le permitiría construir un muro sin la aprobación del Congreso.

Sobre esto algunos demócratas dicen que sería cuestionada en los tribunales.

«Mire, si (el presidente) Harry Truman no pudo nacionalizar la industria del acero en tiempos de guerra, este presidente no tiene el poder de declarar una emergencia y construir un muro de miles de millones de dólares en la frontera», dijo el congresista Adam Schiff a la cadena CNN.

Trump ha dicho que la solución podría lograrse «en 20 minutos si lo desean» los demócratas. De lo contrario, aseguró, el cierre «continuará durante mucho tiempo». Voa