Esta semana debutó la Selección de México en la Copa Oro propinándole una goleada al débil equipo cubano. Mucho se ha hablado acerca de la deserción de un jugador titular del once caribeño, pero en rigor a la verdad no creo que el hombre fuera tan importante como para cambiar el destino de un resultado abultado y mentiroso

Cuba salió a jugar el partido, con un esquema de cinco defensores pegados a la linea marcatoria del área grande, y una línea de cuatro volantes a escasos pasos más adelante, pero siempre con vocación “defensiva”. Este equipo cubano “disminuido” (careció de su tecnico titular como también de seis jugadores sub 22 por problemas de visado), jugó a defender la pelota y no a seguir al hombre (como debe ser). Con la “marcación al bulto” no agarraban a nadie y terminaron agotados de tanto correr. A la hora de atacar lo hacían con pelotazos largos para el único delantero que tenían; tan solito el hombre que parecia Donald Trump en medio de tantos aztecas.

Lo de México esta semana fue una actuación que deja dudas. Los seis goles convertidos fueron producto de los horrores defensivos de un equipo infantil, que así no gana ni ne el Parque Flushing. A la hora de la definición la pelota pasaba a dos metros del arco, o bien el arquero las rechazaba, porque los jugadores mexicanos pateaban al cuerpo. Fueron múltiples las veces que los atacantes aztecas chocaban contra los cubanos perdiendo en el mano a mano, del mismo modo cuando querían filtrar un pase entre lineas, la pelota encontraba un jersey blanco. A todo esto el piojo Herrrera seguía las instancias del partido relajado y feliz, pero veremos como se comportara en la próxima jornada  cuando México se mida a Trinidad y Tobago.
GABRIEL CORTEGGIANO logo
A los ‘Trinitos’ les bastaron 45′ de juego para aplastar a una selección guatemalteca que junto a cuba son de lo más flojitos de este certamen. Guatemala hizo un gol y nada mas. Trinidad y Tobago sabe a que juega, con gente que impone temperamento y despliegue físico. La defensa es muy solida y se la nota concentrada y algo destacable es la salida en velocidad. La transición defensa-ataque es rápida y muy vertical (junto a Jamaica son los dos equipos que mejor juegan al estilo europeo). Los integrantes del plantel de Trinidad están decididos a demostrar que no vinieron a conocer EEUU, y por el contrario van a hacer historia en esta copa; cansados ya de no ser tenidos en cuenta por la prensa especializada. La impresión que dejaron anoche fue muy buena.