El Papa Benedicto XVI en la basílica de San Pedro. Foto oficial.

En su mensaje de Navidad, el Papa oró por la paz en el mundo. “Que israelitas y palestinos coexistan sin guerra”, dijo Benedicto XVI. Desde la Basílica de San Pedro también rezó por los pueblos de Latinoamérica que han sido afectados por las lluvias e hizo un llamado a los cristianos que viven en China para que no pierdan la esperanza de vivir en armonía, pese a las limitaciones e imposiciones religiosas de esa nación.

El Papa Benedicto XVI también rezó por la paz en lugares tan distantes como Somalia, Darfur y la Costa de Marfil.

Su mensaje de Navidad lo dijo en 65 idiomas diferentes para mantener la tradición y luego estuvo en un almuerzo con 350 desamparados en el comedor del Vaticano. La seguridad durante toda las ceremonia fue estricta. En dos ocasiones el Papa se detuvo para bendecir niños cuyos padres sostenían en el aire.

Más de 100,000 feligreses se congregaron en la plaza de la Basílica de San Pedro a escuchar al Sumo Pontífice, a pesar de la lluvia y de las inclemencias del clima.

“Ojalá que la luz de Navidad alumbre sobre el lugar en el cual nació Jesucristo y los pueblos de Israel y Palestina vivan de manera pacífica”, dijo el Papa Benedicto XVI.

También hizo un llamado para que se termine la guerra en Irak y Afganistán y dijo que los líderes del mundo deben de dejar en paz a los cristianos que viven en esa zona del mundo. “Que la paz llegue a los pueblos cristianos en Irak y en el resto de los países árabes”.

El Papa Benedicto XVI dijo que se deben respetar los derechos civiles de los pueblos de Irak y Afganistán, e hizo un llamado a la reconciliación entre Corea del sur y del norte, que ha estado bajo tensión militar en las últimas semanas.

El Papa oró por las víctimas de las lluvias torrenciales en Colombia, Venezuela, Guatemala y Costa Rica.