Manuel Pinzón es naturista y vive en la ciudad de Nueva York.

Manuel Pinzón quiere cambiar los hábitos alimenticios de los latinos en Nueva York y anhela que los restaurantes se vinculen a esta campaña de alimentos naturales. Pinzón es el director del Instituto de Ecología Humana y Naturismo con sede en Colombia.

¿Cuál es su formación profesional en el campo de la salud natural?

Soy naturista de profesión. Con más de 34 años de experiencia como investigador, educador y conferencista internacional. Poseo estudios en ingeniería agrícola, técnicas terapéuticas integrales, herbología china y nutrición.

¿Qué importancia tiene la naturaleza para la humanidad y para el individuo?

Restaura, equilibra y armoniza todo, porque es viva y dinámica; pero también cobra y ajusta cuentas con los individuos o grupos humanos que se alejan o desconocen los principios universales. En el caso del ser humano, el cuerpo y sus facultades mentales y emocionales se regeneran y armonizan plenamente con la naturaleza y sus productos. Un ejemplo simple es la brisa que restaura la alegría de vivir en corto tiempo.

¿Cómo podemos aprovechar mejor la diversidad natural?

Identificando las fortalezas y debilidades del individuo, los procesos naturales y sus recursos diversos. Como el alimento cargado de nutrientes y de energía vital, el agua pura, el aire y el contacto directo con la naturaleza. Así bloqueamos los efectos de los factores estresantes que agobian a la población en general. En el caso de los neoyorquinos, el alimento debe ser juiciosamente seleccionado, reconociendo la gran biodiversidad cultural y alimenticia que nos enriquece.

¿Por qué preservar el medioambiente, y cómo hacerlo?

Para nadie es un secreto su deterioro y los efectos nocivos ante las montañas

de desechos en suelos, agua y aire. Mis acciones y las suyas deben ser reales en el mejoramiento de la vivienda saludable, en el uso responsable del agua, los desperdicios y basuras. Estos pequeños hechos mejoran el hogar, el vecindario, la ciudad y el planeta.

¿Está recibiendo la gente la información adecuada sobre la importancia de la salud natural?

Hay una fuerte carencia de buena información y educación. Pero la crisis de salud y los factores de riesgo en aumento, nos invitan a tomar acciones comprometedoras. Las instituciones gubernamentales, los líderes cívicos y políticos, además de la industria alimenticia y la comunidad en general, también deben de estar involucrados.

¿Es fácil alimentarse de manera natural en una ciudad como Nueva York?

Es un reto que debemos vencer. Nuestra propuesta ofrece opciones, educación y guía saludable para empresarios de la cadena alimentaria, (importadores de alimentos, procesadores y distribuidores) quienes deben estar al tanto de las exigencias del público en cuanto a alimentos más saludables.

Platos naturlaes y saludables deben de remplazar los alimentos grasos.

¿Qué tendrían que hacer los restaurantes para ofrecer un menú más balanceado y natural?

Diseñar y preparar una gama de opciones saludables en su menú, conforme a los gustos de nuestra comunidad y con la ayuda de nuestro equipo de profesionales.

¿Están nuestras escuelas ofreciendo una buena alimentación?

No. Los niños se encuentran cada vez más obesos, propensos a la diabetes y en riesgo de adquirir enfermedades de orden degenerativo e impredecible.

¿Existe la voluntad política para cambiar los hábitos alimentarios en una ciudad como Nueva York?

Se empieza a considerar un cambio pero falta visión, claridad y compromiso de nuestros líderes y representantes políticos. Las asociaciones de padres, los académicos, los profesionales de salud y nutrición, además de los expertos en el campo alternativo, deben ser coactores de estos cambios.

¿El problema está en las escuelas públicas, el hogar o en ambos?

En ambos, y en la carencia de programas educativos y de salud que fortalezcan la prevención y la nutrición.

Manuel Pinzon y Juan Uribe / Ecología Humana y Naturismo   (917) 529-8492

Todos los lunes a las 10 PM en www.radioimpacto2.com
Entrevista por Javier Castaño