Euforia en Chile cuando perforadora llega al lugar en donde están los mineros.

Terminó la fase de perforación del pozo por donde serán evacuados los 33 mineros chilenos atrapados desde hace dos meses. Hubo júbilo entre los presentes, quienes aplaudieron y se abrazaron entre sí. La perforadora terminó su labor y alcanzó la profundidad marcada. Ahora definirán cuándo y cómo se realizará el rescate final.

El ministro de Minería, Laurence Golborne, quien llegó desde el amanecer, confirmó la meta alcanzada.

“Al fin del día de hoy daremos información respectiva para saber cuáles son los pasos a seguir”, dijo a periodistas, un sonriente Golborne, cuyo manejo de la operación le ha permitido ser el funcionario con la más alta popularidad del gobierno.

“Los mineros están muy tranquilos, mucho más calmados que la prensa”, agregó.

Lea además: Piñera se reunió con sobrevivientes

Los familiares celebraron la noticia y ahora se ponen en marcha los ajustes finales para iniciar el rescate de lo que se considera como la mayor supervivencia mundial bajo tierra en toda la historia.

“Se me sale el corazón”, dijo la madre de Jimmy Sánchez, uno de los mineros de 19 años.

Sirenas, bocinas y campanas se escucharon en las afueras de la mina y luego se extendieron a todo Chile en señal de que la perforadora había llegado hasta el espacio a 622 metros de profundidad donde se encuentran los mineros.

“¡Qué felicidad! Voy a tener a mi hijo”, dijo la madre de Daniel Herrera, uno de los mineros atrapados.

La tarea de rescate llevará algunos días, ya que los mineros tendrán que ser rescatados uno a uno a través de un pequeño elevador. Rescatistas serán bajados hasta el lugar y el rescate será iniciando sacando primero a los más débiles de salud y enfermos, siguiendo por los que estén con problemas de depresión, para finalizar por los más fuertes y por último, los rescatistas.

Los mineros chilenos atrapados hace dos menes.

La máquina perforadora T-130 trabajó toda la noche del viernes y madrugada del sábado para alcanzar los últimos metros de un ducto.

Con 33 velas, una por cada minero atrapado en el yacimiento San José, los familiares de los trabajadores realizaron una vigilia en el campamento “Esperanza” y permanecen a la espera de novedades sobre el avance del plan B de rescate

Era posible que la perforadora lleguera al lugar en donde están los mineros antres de que concluya esta semana.

La perforadora T-130 avanzó sin pausas, se espera que el pozo respectivo alcance el taller, lo que mantiene con optimismo a autoridades y las familias. Eventualmente, ese objetivo podría ser alcanzado hoy.

La gente puso las velas por el borde de la curva del camino que llega al campamento, como se ha hecho costumbre en este tipo de acto en que se pide por el bienestar de los obreros. Antes de encenderlas, las 30 personas presentas cantaron el himno nacional, mientras los niños portaban banderas chilenas. Fueron acompañados por la senadora Isabel Allende (PS).

Previo al acto, el ministro de Minería, Laurence Golborne, bajó de la zona de prohibición de acceso para conversar brevemente con los familiares. El secretario de Estado dijo a Radio Cooperativa que “es gente muy cariñosa… el cariño de la gente da siempre energía para continuar trabajando”.

EL MINISTRO EXPLICA EL PLAN DE RESCATE

“En la noche (de ayer jueves) sería difícil que rompiéramos, pero con un poco de suerte se podría adelantar del sábado al viernes”. Así de categórica fue la expresión del ministro de Minería, Laurence Golborne, para afirmar que los plazos de rescate de los 33 mineros atrapados en el yacimiento San José se adelantaron, haciendo más cercano el momento de su rescate.

De esta forma se comienza a escribir el epílogo de la crisis iniciada la noche del 5 de agosto pasado con un derrumbe en el yacimiento de Copiapó, gracias al rápido avance experimentado por la perforadora T-130 (el denominado plan B) que, según los últimos datos, habría llegado a los 570 metros, restando poco menos de 60 para llegar al taller.

El avance

Fuentes ligadas al grupo de rescatistas explican que, al mediodía de ayer, el plan B retomó sus perforaciones y que sólo faltan 24 horas de excavación para llegar a los mineros. Agregan, que precisamente, la máquina operará continuamente durante estas horas. Por lo tanto, podría llegar a romper esta jornada.

Luego, se realizaría el encamisado del ducto por donde deberán desplazarse las tres cápsulas Fénix disponibles. El encamisado de los primeros 100 metros de perforación demoraría entre un día y medio y dos días. Así, los preparativos antes de la evacuación de los mineros se prolongarían durante cuatro días.

“Estamos programados para romper hacia el día sábado, pero eso va a depender de si tenemos que hacer cambio de martillo”, dijo ayer Golborne.

Ante el inminente fin en la perforación del plan B, ayer se abrió un debate entre los especialistas respecto de la forma en que se hará el encamisado, tema en el que había diversas opiniones.

“El proceso de rescate va a tomar varios días. Con encamisado va a demorar ocho días, y sin encamisado dos o tres, dependiendo de la instalación de las grúas o sistemas de rescate”, precisó el titular de Minería.

Fundamental en esta decisión serán las conclusiones que el equipo de rescate realizará del análisis de las imágenes captadas, hace unos días, por una cámara de televisión al interior del ducto. “Estamos definiendo una revisión técnica para determinar la calidad del pozo y la resolución final la tendremos cuando rompamos”, precisó ayer André Sougarret, jefe de rescate.

Según fuentes de gobierno, se llegó a un acuerdo con familiares para no repetir el episodio de cuando se supo que los mineros estaban vivos y no se comunicó inmediatamente a ellos (un operario fue quien les dio a conocer el hallazgo). Cuando llegue el plan B y se rompa, habrá bocinazos y campanazos, para que en todo el campamento se sepa de inmediato.

Los otros planes

Paralelamente, el plan C sigue avanzando y ya está en 372 metros. Su objetivo: alcanzar los 612 metros. El avance es de unos 90 metros diarios y llegaría el lunes. Sin embargo, esta perforación había presentado un desvío, lo que obligó hace unos días a reducir su diámetro de 28 pulgadas a 17,5.

Tras retomar su dirección, los encargados de la operación tardarían, al menos, tres días en lograr el diámetro original.

Las mismas fuentes comentan que, dados estos avances, se proyecta que ambos piques estarán disponibles en fechas similares. Ante esto, se analiza cuál de los dos escenarios es el más conveniente.

Aunque no hay una decisión tomada, algunos técnicos estiman que la máquina petrolera daría mejores condiciones técnicas, alternativa que se infiere luego que el propio Golborne indicara que “tener un plan que llegue a fondo y luego tener un plan alternativo que pueda llegar unos días después da una seguridad relevante, que nos permite trabajar con mayor tranquilidad”.

Ayer, los 33 mineros continuaron enviando a la superficie elementos personales que durante estos dos meses los han acompañado.

La Tercera