Una de las novedades más interesantes en educación tiene que ver con la creatividad y el bienestar emocional. La educación ha sido más innovadora en sus métodos, prácticas, herramientas y filosofías en  los últimos 10 a 15 años. Naturalmente hemos sobrepasado los límites tecnológicos y las aulas nunca han sido tan eficientes y emocionantes desde que los ordenadores portátiles, tabletas y otros dispositivos llegaron a la escena.  Al buscar nuevas oportunidades en diferentes áreas profesionales, enfrentamos muchos desafíos a escala global, los cuales solo pueden ser vencidos con la educación.

La educación se va enfocando cada vez más en torno a la innovación creativa, a dejar que las personas puedan desarrollar y mostrar todas sus ideas, basándose en la constante búsqueda de la información con el uso de todas las herramientas que hay en estos momentos. Gran parte de la gestión en las organizaciones está hipotecando el futuro de los beneficios inmediatos de la actualidad. Me encantó este pensamiento: “Simplemente estamos pateando la innovación lata en el camino”. Esto necesita desesperadamente cambiar por las crecientes razones económicas y sociales que se avecinan por el mismo camino. La innovación tiene que ser mejor comprendida en lo que constituye y todas las diferentes formas en que se puede aplicar. Nosotros necesitamos entender mejor su potencial para resolver los problemas sociales y económicos.

Candy Calle Gallegos, Directora de Tecnología LULAC Queens Council 23047.

Candy Calle Gallegos, Directora de Tecnología LULAC Queens Council 23047.

El conocimiento de innovación se compone de varias cosas diferentes y aquí es donde la verdadera educación viene en frente y al centro en el desarrollo de nuevas prácticas, en la formación, en la educación, en la traducción de este conocimiento en valor duradero. Mientras más gente se valora, cuanto más se convierte en “pegajoso” y se utilizan más sus conocimientos, entonces las organizaciones crecen y aprecian el valor del conocimiento. Necesitamos un nuevo contrato social entre las organizaciones y las personas que emplean. Ya que deben estar en la capacidad de traducir el conocimiento en nuevos resultados de valor, cuanto más nos identificamos las partes educativas, más apreciamos la complejidad de la innovación, pero también vemos el rico potencial en las recompensas que se vuelven alcanzables en la adopción de esta nueva ruta.

Los cables de la educación proporcionan el enfoque adecuado y esto puede derivar a la formación y el conocimiento que ha de aplicarse, así que podemos mejorar los resultados de la innovación. Por tal razón es muy importante educar a nuestros niños y jóvenes latinos a que no abandonen la escuela y  de la misma manera motivarlos y prepararlos para enfrentar y superar todos los obstáculos que encontrarán en el mundo competitivo en el que vivimos. A través de la “Innovación en la Educación” podemos formar verdaderos líderes innovadores capaces de desarrollar y crear proyectos.

Los innovadores deben estar preparados para ser unos incomprendidos, “sin la voluntad de fracasar no se puede innovar porque la mayoría de las innovaciones no van a funcionar“.

Por Candy Calle Gallegos.