El concejal Daniel Dromm rodeado de activistas frente al edificio de la Junta de Elecciones de la ciudad de Nueva York. Foto Javier Castaño

“Estamos listo a introducir la legislación que le permitiría votar a los residentes legales en las elecciones municipales”, dijo Daniel Dromm, presidente del Comité de Inmigración del Concejo de la ciudad de Nueva York. Este concejal demócrata se dirigió al edificio en donde funciona la Junta de Elecciones con el fin de hacer el anuncio. Al acto también acudieron dirigentes de varias organizaciones que apoyan el derecho al voto en las elecciones locales de los inmigrantes que posean ‘green card’.

“Ahora mismo firmo el proyecto de ley para comenzar a buscar el apoyo entre los demás concejales. Alrededor de 20 colegas han dicho que apoyan esta medida”, dijo el concejal Dromm. “Estamos aislando a miles de inmigrantes que participan en esta sociedad, pagan impuestos y no pueden votar. Esto tiene que cambiar”.

A la rueda de prensa acudieron alrededor de 20 personas que exhibían letreros alusivos al derecho al voto de los inmigrantes legales. “Sería un cambio muy importante porque los inmigrantes tendría la oportunidad de generar alternativas y participar más activamente en la sociedad”, dijo Ligia Guallpa, directora del Proyecto de los Trabajadores Latinoamericanos. “Las minorías seguimos creciendo en esta ciudad y es necesario que participemos más activamente en el proceso de votación”.

Verónica Piedra, subdirectora del Centro Ecuatoriano Internacional, dijo que el voto le otorgaría una voz a los inmigrantes. “Así podemos escoger a los políticos y participar más en esta sociedad”.

La conferencia de prensa se hizo durante una fría mañana y los organizadores no contaron con la presencia de diversos periodistas como esperaban. “Ha sido un proceso muy difícil y ahora vamos a lograrlo con la participación de los miembros de la Coalición y con el impulso del concejal Dromm”, dijo David Andersson, líder de esta causa que busca el derecho al voto de los residentes.

Parte del grupo de personas que acudió a la conferencia de prensa.

“Nosotros prestamos servicios en 11 vecindarios de Queens y sabemos que las personas quieren participar en el proceso electoral, pero no pueden”, dijo Irma Rodríguez, directora de Queens Community House, con sede en Jackson Heights. “Necesitamos restaurar el derecho al voto de los residentes. No es algo nuevo”.

Se estima que 1.3 millones de residentes de la ciudad de Nueva York no pueden votar porque no tienen ciudadanía, pero pagan impuestos y participan en la sociedad.