Equipo de limpieza del petróleo en el Golfo de México. Foto Greenpeace.

Un proceso de dos pasos para sellar definitivamente el pozo petrolero de British Petroleum (BP) en el Golfo de México, se inició esta semana y está funcionando.

Equipos de obreros intentan detener el flujo de crudo que vierte el pozo, inyectando en él una mezcla de fluidos pesados, que si funciona, permitirá sellar el pozo con cemento.

El segundo paso utilizará un procedimiento similar, inyectando fluido y cemento hacia el fondo del pozo, sellándolo definitivamente.

A su vez, el proceso usará un pozo de relevo que casi se ha terminado de perforar.

El funcionario encargado de la respuesta del gobierno de estados Unidos ante el desastre, el ex almirante Thad Allen, dijo que supervisará el proceso.

Por otra parte, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una medida con nuevas regulaciones de seguridad a la industria de perforaciones petroleras en mar abierto.

Los legisladores votaron por 209 a 193, a favor del proyecto, propuesto por los demócratas.

Entre tanto, la legisladora demócrata, Chellie Pingree, dijo que la legislación es positiva para que no se repitan este tipo de desastres.

“Además de limpiar el desastre, reparar el daño y vigilar más a las petroleras, tenemos que ponernos serios sobre poner fin a nuestra dependencia del petróleo y crear nuevas fuentes de energía limpia. Si tenemos una economía con fuentes de energía limpia, como la solar y la eólica y usando el agua del mar, posiblemente no estaríamos aquí teniendo esta discusión”, dijo Pingree.

Por su parte, el legislador republicano, Pete Sessions, protestó contra el proyecto de ley.

“La moratoria de Obama a la perforación en mar abierto ha costado decenas de miles de empleos. Y esta medida eliminará aún más empleos en el sector de energía haciendo más difícil y más caro producir energía en tierra firme y en el mar. Adicionalmente esta medida solo incrementará nuestros problemas económicos en el Golfo y en toda la nación”, expresó Sessions.

La legislación pasó al Senado de Estados Unidos para su consideración.

El derrame de petróleo en el Golfo de México es considerado como el peor desastre ambiental por derrame  de crudo en la historia de Estados Unidos.

La Voz de América.