Jennifer Cuasquer acomodándose la calcomanía de Moya con la ayuda de su amiga. Fotos Javier Castaño.

Un total de 24 mujeres, 4 latinas, acudieron a respaldar a Francisco Moya en su campaña por el distrito 39 de la Asamblea de Queens. “Tenemos que elegir a alguien honesto”, dijo la congresista Velázquez, quien vino de Brooklyn en compañía de otras políticas de otros condados.

El acto político ‘Las mujeres por Moya’ se realizó frente al edificio del correo de Jackson Heights, Queens. “Moya es lo que necesitamos porque respeta a las mujeres y al vecindario. Los latinos tienen que salir a votar”, dijo la congresista Velázquez.

“Sería un desastre que salga elegido el otro candidato, quien ha irrespetado a la comunidad y a la mujer. Un mensaje terrible para nuestros niños, las familias y las mujeres”, añadió la congresista Velázquez, quien el día anterior prestó su voz para llamar por teléfono a los residentes del distrito 39 de Queens con el fin de invitarlos a este acto político.

Sin embargo, ninguna organización de mujeres de Queens se hizo presente y las latinas brillaron por su ausencia. Ni boricuas, ni colombianas, ni dominicanas, ni mexicanas y mucho menos ecuatorianas. Ni NICE ni Se Hace Camino Nueva York mandaron a sus mujeres y sólo fue notoria la presencia de algunas representantes de la Local 32BJ. Tampoco fueron las mujeres del Working Family Party y mucho menos las ecuatorianas del Centro Internacional Ecuatoriano. Moya es de origen ecuatoriano.

“Respaldo a Moya porque apoya a las familias y a las uniones”, dijo Fadila Mckulic de la 32BJ, pero quien no vive en el área y lucía con orgullo la camiseta morada de su sindicato.

Patricia Rosero, hermana del ex candidato Luis Rosero, fue de las 4 latinas que asistieron a apoyar a Moya. “Apoyo a Francisco porque necesitamos un cambio”, dijo Rosero.

¿Y qué opina de la ausencia de las organizaciones latinas en esta manifestación de apoyo a la candidatura de Moya? La respuesta de Rosero: “Hay miedo a hablar”. Movió infructuosamente su cabeza para hallar a alguna mujer latina vinculada a la comunidad.

La única mujer que apareció en representación de los latinos fue Jennifer Cuasquer, de 17 años y quien aún no puede votar por su edad. Vive en un edificio de la avenida 34 y la calle 78 de Jackson Heights y trabaja para ‘Narrow Pro-Choice’ de la avenida Park en Manhattan.

“Francisco Moya nos puede representar a las mujeres porque es una nueva voz y muy fuerte”, dijo Cuasquer mientras se acomodada la calcomanía de Moya al lado de su corazón y con la ayuda de su amiga.

Berta América, quien pasaba por el andén del frente, dijo no tener ni la más remota idea del candidato Moya. “Yo soy ciudadana pero no voto porque ninguno sirve para nada”, dijo América, quien vive en la calle 80, muy cerquita a la oficina de campaña de Moya, quien ha sido varias veces derrotado en campañas políticas.

Pero ante la ausencia de latinas, la congresista Velázquez trajo una ejército de políticas. Y todas hablaron a favor de Moya. La senadora Diane Savino de Brooklyn dijo que “ésta comunidad rechazó al otro candidato y el muy terco sigue corriendo…”. La asambleísta Joan Millman, también de Brooklyn, gritaba “go Moya…”. La senadora Liz Krueger de Manhattan dijo que “estoy aquí para elegir a la persona correcta y para impedir que aquel político que nos defraudó sea elegido una vez más, pero no vamos a pronunciar su nombre”.

La políticas y el candidato Francisco Moya al centro.

Ese político a quien no nombraron en la demostración es Hiram Monserrate, el contrincante de Moya en las elecciones primarias del partido demócrata el próximo martes 14 de septiembre. Moya tampoco ha querido debatir a Monserrate en foro público.

“La policía está aquí por una razón… pero no voy a referirme a eso”, dijo la congresista Velázquez en alusión a Monserrate, quien tiene fama de agresivo y terco.

“La verdad es que siempre estamos en donde se congregan varias personas por razones de seguridad”, dijo el capitán O’Toole al lado de sus compañeros de la uniformada y sonriendo.

La policía fue llamada para cuidar a los niños, los ancianos y a las mujeres políticas.

“Yo apoyo a Moya porque es un buen candidato para las familias de Corona, para combatir las drogas y para arreglar los parques y las escuelas”, dijo Magdalena Batista mientras sostenía en sus brazos a la niña Isis de seis años. La policía seguía rondando. Un hombre empujaba su carrito de helados por entre la gente que vino de otros condados a apoyar a Moya.

“Nosotros no somos tan estúpidos como para elegir al otro candidato que intimida y presiona a las mujeres”, dijo la concejal Julissa Ferreras, quien trabajó muchos años como jefe de personal del entonces concejal Monserrate. “Estoy aquí apoyando a Moya luego de muchas conversaciones y lo hago con todo mi corazón…. Se trata de trabajo y de justicia”.

Y sólo después de que hablaron las mujeres habló el candidato Moya: “Trabajé con Nydia Velázquez cuando tenía 15 años y no la defraudaré si salgo electo. Restauraré la dignidad de esta comunidad y pelearé por el derecho de las mujeres y de esta comunidad

“Mi oponente es el póster de la disfuncionalidad”. Al lado del candidato estaba su mamá María Moya.

Gloria Puentes, quien vive en la calle 82, se detuvo a observar esta demostración política y dijo: “No sé nada de Moya y tampoco voto porque soy indocumentada”.

Javier Castaño, director