El pueblo ha tomado las armar contra el régimen de Kadafi.

Trípoli amaneció hoy en una calma relativa con disparos esporádicos, calles desiertas y nuevas denuncias de crímenes perpetrados por fuerzas leales a Muammar Kadafi, mientras el consejo de seguridad de Naciones Unidas se prepara para imponer sanciones al régimen.


La tensión se palpaba hoy en calles de la capital después de los enfrentamientos del viernes que, según la televisión qatarí Al Jazeera, causaron al menos 7 muertos.


Durante la noche se escucharon disparos esporádicos. Las calles de la capital libia están desiertas. Las autoridades decidieron transferir a los periodistas extranjeros, entre ellos el enviado de ANSA, desde el hotel Corinthia al Rixos, en la periferia sur de la ciudad.


Un hombre identificado como Reda dijo a la televisión estadounidense CNN que un grupo integrado por personas armadas y de civil mató a sus dos hermanos durante las manifestaciones contra el régimen de Muammar Kadafi.


“También dos de mis vecinos fueron asesinados” y sus cadáveres desaparecieron, indicó. Según dijo, los heridos fueron sacados de los hospitales y “nadie sabe a dónde los llevaron”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad Arabe en Italia, Foad Aodi, que está en contacto constante con testigos en el país norafricano, dijo que “Kadafi controla sólo Bab el Zizia, el cuartel general convertido en su bastión, donde el líder libio está atrincherado”. “En inmediaciones del cuartel se escucharon disparos”, indicó.


Testimonios citados por el diario The Guardian dijeron que el régimen está armando a civiles para reprimir a los opositores, tal como anunció ayer Kadafi en su discurso en la Plaza Verde.


El ex ministro del Interior, el general Abdel Fattah Younes al Abidi, que fue uno de los colaboradores más poderosos y estrechos de Kadafi, le pidió al líder libio que se vaya a Venezuela, “ya que está colapsando y durará sólo unos días más”.


En una entrevista con la BBC de Londres, Al-Abidi indicó que tras haber conocido a Kadafi por más de 47 años, está convencido de que éste no renunciará.


“O se suicida o se resiste hasta caer”, aseveró a la emisora británica.


Kadafi, en tanto, se encuentra cada vez más aislado. Galina Kolotniskaia, su inseparable enfermera ucraniana, anunció que regresará a su país.

Ansa