Monserrate en mejores momentos. Foto Javier Castaño

El ex senador Hiram Monserrate va de mal en peor. Perdió las elecciones, no tiene dinero y ahora un juez impide que use los dólares de los contribuyentes para pagarle a su costoso abogado. Monserrate ha dicho en corte que debe 128,000 dólares y tiene 100 dólares en su cuenta.

El juez federal Colleen McMohon le dijo a Monserrate que si no tiene dinero, entonces debe buscar un abogado de oficio. El abogado Joseph Tacopina ha defendido a Monserrate en la corte, pero no lo seguirá haciendo de manera gratuita. Cobra 750 dólares la hora y fue el que defendió a Monserrate en el caso de violencia doméstica cuando le cortó la cara a Karla Giraldo.

Tacopina dijo que Monserrate le prometió pagarle, pero que entiende su situación y no le enviará la cuenta de cobro. James Neuman, el nuevo abogado de Monserrate, es de oficio y por lo tanto no le costará dinero. Neuman no emitió comentario alguno.

Monserrate fue el primer político electo en Queens de origen latino. Primero fue concejal y luego senador estatal. Le cortó la cara a Giraldo en diciembre del 2008 y eso precipitó su caída. Además, recibió críticas y ataques de sus compañeros en el senado de Nueva York cuando “secuestró” ese estamento político por varios días y en compañía de otros políticos como el senador Pedro Espada, quien perdió las elecciones en El Bronx.

Monserrate llegó a ser la figura pública más importante en Queens y tenía más proyección política que cualquier otro político. Monserrate aspiró a quitarle el puesto al congresista Joseph Crowley e inclusive contempló convertirse en alcalde de la ciudad de Nueva York.

Monserrate no tiene trabajo, aunque recibe dinero mensual de su pensión como policía de la ciudad de Nueva York, en donde fue declarado loco e incompetente para seguir como agente del orden. Su ex novia Giraldo montó un espacio en el centro comercial San Andresito de Jackson Heights, en donde vende perfumes y atiende al público.

El nuevo caso en contra de Monserrate es por apoderarse de más de 100,000 dólares de la organización Libre cuando era concejal. Por desviar esos dineros del Concejo de Nueva York enfrente 20 años de cárcel. En este caso también está implicada la concejal Julissa Ferreras puesto que era en ese entonces su jefa de personal.

Monserrate perdió las elecciones ante José Peralta y luego también fue derrotado en las urnas por Francisco Moya, quien se convirtió en asambleísta de Queens. El senador Peralta enfrenta una situación similar por apropiarse de casi medio millón de dólares de una organización económica de Corona. Si es acusado formalmente, Peralta también podría perder su embestidura de senador del estado de Nueva York.

Entre los políticos electos de Queens de origen latino, quizás el único que sobrevivirá es el asambleísta Francisco Moya. La comunidad latina de Queens también va de mal en peor.