Salud

 

Los ejercicios en el hogar y una buena dieta mantendrán tu salud en el invierno.

El frío y la nieve traen gripes, resfriados, depresión y estrés. Y también aumentamos de peso por falta de ejercicio y porque nos quedamos en la casa comiendo y viendo televisión (telenovelas). La depresión llega porque amanece tarde y oscurece temprano. Siga estos 10 consejos para no perder su figura y bienestar mental.

1- Evita cambios de temperatura.
Estos cambios bruscos de temperatura no son buenos. Entrar de sitios extremadamente fríos a ambientes muy cálidos, o al revés, resulta perjudicial para tu salud. ¿La consecuencia? Puede provocarte problemas respiratorios, gripes o resfriados.

2- Selecciona una vestimenta adecuada.
Cuídate de no pasar frío en invierno. Lo mejor es salir a la calle bien abrigados, especialmente con los niños. Opta por vestirte en capas (camisetas, camisas, sacos y abrigos), o utilizar ropa térmica. Sin abusar porque tu cuerpo necesita transpirar y las ropas demasiado cerradas lo impiden.

3- Cuida la higiene.
La proliferación de virus y las excesivas horas en ambientes cerrados, favorecen en invierno la aparición de enfermedades, especialmente respiratorias. Lávate las manos con frecuencia y pon la mano delante para toser o estornudar.

4- Aumenta el consumo de vitaminas.
¡No hay nada mejor que un buen consumo de vitaminas A, C, y D para hacer frente al invierno! Come principalmente frutas y verduras.

Las verduras y las frutas son ideales para comer en el invierno porque son saludables y nos ayudan a conservar la silueta.

5- Cuida tu dieta.
En invierno tendemos a comer más y peor. Y ni hablar del escaso ejercicio físico que solemos realizar. No comas muchas grasas o harinas.

6- Haz deporte y actividad física.
El deporte siempre es un buen aliado para nuestra salud, y también en invierno. Realiza ejercicio de forma rutinaria, 20 minutos al día. Si te da pereza salir a la calle a correr o andar, ve al gimnasio. Puedes ejercitarte en la sala o el cuarto de tu hogar.

7- Refuerza el cuidado de la piel.
Nuestra piel también se resiente por los efectos del frío y los cambios bruscos de temperatura. Sabañones, labios agrietados, eccemas… ¿Cómo evitarlos? Hidratándote y nutriendo tu piel. Bebe por lo menos dos litros de agua al día y usa cremas humectantes.

8- Mima tu estado de ánimo.
Esta época del año favorece la aparición de trastornos mentales como la depresión o el estrés. Por eso es importante mantener una actitud positiva y ocupada.

9- Busca el sol.
No lo obviemos. El sol también nos ayudará a mantener en estado óptimo nuestra salud mental. Búscalo, aunque sea en invierno.

10- Controla tu hogar.
Uno de los principales riesgos de nuestro hogar en invierno es la intoxicación por monóxido de carbono. Presta atención a tus instalaciones eléctricas y a la ventilación de los cuartos en donde uses estufas o calefactores.

Clep-10