Jornaleros, empleadas domésticas y de salones de belleza han llevado la peor parte de esta crisis, además del mundo del espectáculo. Foto Javier Castaño

The Center for an Urban Future (Centro para un futuro urbano), en asociación con New York Immigration Coalition (Coalición de Inmigración de NY), publicó un reporte que revela que los inmigrantes de esta ciudad sufren las pérdidas económicas más profundas de la crisis de COVID-19. La publicación, Under Threat & Left Out: NYC’s Immigrants and the Coronavirus Crisis, se basa en entrevistas a 20 organizaciones que sirven a inmigrantes en los cinco condados y revela que la pandemia ha causado consecuencias económicas sin precedentes a los inmigrantes neoyorquinos. Más de la mitad han perdido su principal fuente de ingresos y hasta el 75% de sus clientes están enfrentando una escasez de comida.

“Prácticamente toda la población a la que servimos está desempleada y enfrenta inseguridad alimentaria”, dijo Annetta Seecharran, directora ejecutiva de Chhaya CDC, con sede en Queens, que brinda servicios a las comunidades del sur de Asia e Indo-Caribe.

Los inmigrantes han sido excluidos casi por completo de la ayuda económica federal. Del 95 al 100% de sus clientes inmigrantes no han recibido o no son elegibles para el estímulo económico del IRS. Gonzalo Mercado, de la junta de La Colmena y coordinador de Nueva York del National Day Labor Organizing Network, dijo: “Alrededor del 99.9 por ciento de la comunidad con la que trabaja La Colmena no es elegible para el estímulo federal, aunque sus hijos hayan nacido en los Estados Unidos”.

Y aunque los esfuerzos de ayuda por parte de la ciudad y el estado dirigidos a los inmigrantes de Nueva York son bien intencionados, se ven opacados por las necesidades de alrededor de 192,000 trabajadores indocumentados en NYC que han perdido sus empleos. Cifra alarmante que puede ser peor.

Del 95 al 100 por ciento de los clientes inmigrantes de estas organizaciones no han recibido o no son elegibles para el estímulo del IRS y no han recibido ayuda federal. Y los políticos de la ciudad y el estado no han hecho el esfuerzo suficiente para conseguir la ayuda necesaria para estas comunidades.

Parte de la información que encontramos incluye:

  • Nueve de las organizaciones entrevistadas dijeron que al menos el 75% de sus clientes inmigrantes han perdido sus empleos debido a la pandemia.
  • El 90% de los inmigrantes atendidos por el African Services Committee con sede en Harlem han perdido su principal fuente de ingresos.
  • El 95% de los jornaleros y el 100 por ciento de las trabajadoras domésticas y de los salones de belleza apoyados por la organización La Colmena, con sede en Staten Island, ahora están sin trabajo.
  • Ninguno de los 108 inmigrantes atendidos por New Sanctuary Coalition ha recibido o son elegibles para el estímulo económico del gobierno federal.
  • Se estima que el 99% de los inmigrantes apoyados por la organización La Colmena no son elegibles para el estímulo económico del gobierno.
  • Menos del 20% de los clientes inmigrantes de Catholic Charities han recibido o esperan recibir un cheque de estímulo del gobierno.

Estas son las recomendaciones sobre lo que deberían hacer los políticos municipales y estatales en este momento:

  • Crear un fondo de asistencia monetaria de emergencia para inmigrantes y pequeñas empresas de inmigrantes.
  • Aumentar la inversión en servicios de salud preventiva en comunidades de inmigrantes.
  • Proteger a los inmigrantes en los trabajos esenciales de la pandemia.
  • Apoyar a las agencias vitales que ayudan a los inmigrantes que tienen trabajos esenciales en la pandemia.
  • Mantener fondos para los servicios legales de inmigración.
  • Apoyar las inversiones en programas de desarrollo de habilidades que amplíen las oportunidades económicas para los trabajadores inmigrantes.
  • Tomar medidas para prevenir el racismo contra cualquier grupo étnico.

Más información en www.nycfuture.org