Inmigrantes en Diversity Plaza atacando las políticas de la administración del presidente Trump. Foto Javier Castaño

La administración del presidente Trump sigue amenazando con llevar redadas masivas en 10 ciudades de los Estados Unidos sino recibe más dinero del Congreso. Los inmigrantes siguen muriendo de sed en la frontera y más de 300 niños fueron trasladados a otros lugares por las precarias condiciones de sanidad en un centro de detención de Texas.

“Ustedes son queridos y bienvenidos en este país”, dijo Daniel Puerto, activista y organizador de una protesta en Diversity Plaza, Jackson Heights, en contra de las políticas de inmigración del presidente de esta nación. “Compartan información y edúquense”.

“Tenemos que pelear por los derechos de los trabajadores e inmigrantes porque el presidente Trump está tratando de dividirnos para reinar y triunfar”, dijo Megha Leme en representación de la comunidad nepalís de Queens. “En este condado enfrentamos el odio y nosotros los indocumentados no estamos asustados, vamos a pelear por nuestras familias”.

A la reunión asistió la senadora estatal Jessica Ramos, quien dijo ser hija de inmigrantes indocumentados. “En este momento histórico es bueno saber de qué lado estás, con los derechos humanos o con el racismo y la xenofobia”, preguntó Ramos.

“Estamos cansados de que nos utilicen para fines políticos y todo esto es porque Trump quiere ser reelegido. El año pasado fueron las caravanas y este año la separación de familias con la deportación”, dijo la asambleísta Catalina Cruz.

La asambleísta Cruz, abogada, dijo que si los agentes de inmigración (ICE) golpean la puerta en busca de indocumentados, “no abran porque no tiene la orden de un juez”.

Tania Mattos, de Barrios Unidos de Queens, parte de los organizadores, dijo que la ciudad de Nueva York tiene abogados en la cárcel de inmigración de Varick Street, Manhattan, para ayudar a quienes no tienen un representante legal. “Hay que prepararse para enfrentar la posibilidad de una detención, llamar al 311 y solicitar la ayuda de New York City Immigrant Family Project”, dijo Mattos.

Elizabeth Chávez, una transgénero de origen mexicano, dijo que 14 mujeres transgénero han muerto este año como resultado del maltrato y la discriminación. “El presidente Trump nos ataca y debemos defendernos”, dijo Chávez.

“Los latinos estamos aquí para trabajar y proteger nuestras familias y el presidente Trump no tiene por qué deportarnos”, concluyó un hombre que sólo se identificó como Orlando y miembro de la organización comunitaria New Immigrant Community Empowerment (NICE).

La congresista Nancy Pelosi, de blanco, en el Hospital Elmhurst de Queens.

A pocas cuadras de Diversity Plaza, la congresista Nancy Pelosi visitó el mismo día el Hospital Elmhurst para hablar en defensa de los inmigrantes en esta nación y cómo había convencido al presidente Trump para que no comenzara las redadas. A su lado estaba la congresista Grace Meng, Steven Choi de NY Immigration Coalition y miembros de la comunidad nepalís y de Make the Road New York.

Dos eventos “en defensa de los inmigrantes” con activistas y políticos diferentes, a cuatro cuadras de distancia. La misma estrategia de siempre en la comunidad latina.

Javier Castaño