El objetivo de la operación policial serán madres centroamericanas y sus hijos a quienes se ha ordenado salir del país, dijeron fuentes a la agencia Reuters.

Autoridades de inmigración de Estados Unidos planean iniciar un mes de redadas en mayo y junio para deportar a cientos de madres y niños que han ingresado ilegalmente al país, indica la agencia de noticias Reuters.

La operación sería la mayor contra familias inmigrantes este año realizada por el gobierno de Barack Obama, luego de la que se hizo en enero en los estados de Georgia, Texas y Carolina del Norte, dijo la agencia.

En esas redadas, que fueron criticadas fuertemente por defensores de los inmigrantes y algunos legisladores demócratas, fueron detenidas 121 personas.

Reuters dice que según fuentes y documentos a los que ha tenido acceso, agentes de inmigración y aduanas en toda la nación han recibido orden de incrementar los arrestos, enfocados en madres y niños a los que se ha ordenado abandonar el país.

El operativo también incluiría a menores que ingresaron a EE.UU. no acompañados y han cumplido 18 años de edad.

Una portavoz de la Policía de Inmigración y Aduanas, ICE por sus siglas en inglés, declinó “confirmar o negar la existencia de operativos presentes o futuros”. Sin embargo, la vocera dijo a Reuters que los inmigrantes que llegaron ilegalmente después del primero de enero de 2014 “son prioridades de deportación”.

Las nuevas deportaciones serían una respuesta al aumento de mujeres centroamericanas que están cruzando ilegalmente con sus hijos a este país. Voa

Statement by Council Speaker Melissa Mark-Viverito

“La más reciente ronda de deportaciones es una desgracia absoluta. Deportar a mujeres y niños, que han escapado una violencia indescriptible, es una mancha en nuestra nación y va en contra de lo que somos como pueblo. Estos son refugiados y necesitamos tratarlos como tal. Es chocante que por la segunda ocasión en solo un par de meses, las comunidades inmigrantes de la Ciudad de Nueva York y a través del país sean forzadas a vivir en miedo de que sus familias sean divididas. Este temor solo empuja a los inmigrantes a las sombras. Cada día, inmigrantes a través de todo el país, trabajan fuertemente, contribuyen positivamente y ayudan a que nuestras ciudades prosperen – estas redadas tienen que terminar ya”.

Declaración de Sanders Sobre Deportaciones

RAPID CITY, S.D.  – El Senador Estadounidense, Bernie Sanders, el jueves emitió la siguiente declaración después de que Reuters informó que las autoridades de inmigración de Estados Unidos planean una nueva ronda de redadas de deportación:

“Me opongo a las prácticas dolorosas e inhumanas de detención y deportación de familias que han huido de la violencia terrible en Centroamérica y otros países. El enviar a estas personas de regreso a al peligro es inaceptable.

“Hace poco conocí a una joven Salvadoreña que llegó a los Estados Unidos por su cuenta a la edad de 15 años, huyendo de las pandillas que trataron de reclutarla. También he hablado con muchos niños que me han dicho, con lágrimas en su rostro, que viven diariamente con el miedo de que sus padres sean deportados.

“Insto al presidente Obama a usar su autoridad ejecutiva para proteger a las familias mediante el Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en Inglés) para aquellos que huyeron de América Central.”

Para leer el plan de inmigración del Senador Sanders, haga clic aquí.

Statement from New York City Council Immigration Chair Carlos Menchaca 

“Raids at a national level are always felt strongly in New York City where we continue to make our neighborhoods safe. We will stand strong against these federal actions and ask all New Yorkers – not matter your immigration status – to stand with us and your neighbors are we denounce these raids.”

Congresswoman Velázquez Condemns Deportation Raids

Washington, DC – Rep. Nydia M. Velázquez (D-NY) released the following statement regarding news reports that the Administration is preparing a new round of deportation raids targeting immigrant families:

“These unconscionable raids are an affront to our heritage as a nation of immigrants.  These actions do nothing to make our nation safer, but they do sow fear among immigrant communities and families by targeting women and children who, in many cases, have already fled dreadful circumstances. The Administration must cease these shameful tactics immediately.”