Ingrid Betancurt publica libro de su secuesro por las FARC cuando su esposo Juan Carlos Lecompte quiere embargar sus bienes en el proceso de divorcio. Inclusive las ganancias del libro. Clara Rojas, quien estuvo secuestrada con Betancourt, la criticó por revelar que le pidió a las FARC que quería tener un hijo y por sacar a la luz pública el nombre del papá del niño. El libro llega a las estanterías a finales de este mes.

“Ingrid me da lástima y solo deseo que Dios la ilumine para encuentre luz en su camino”, dijo Rojas. “Me ha mandado correos electronicos pidiendo disculpas y ha culpado a la prensa por malinterpretarla. Sin embargo, yo sí voy a leer su libro”.

“Lo que deseamos es embargar los bienes hasta que llegue el proceso de liquidación de la sociedad conyugal”, dijo Helí Abel Torrado, abogado del esposo de Betancourt, quien luchó e invirtió una fortuna para que su esposa fuera liberada y luego se sintió traicionado.

Todo esto después de que Betancourt demandó al gobierno colombiano por millones de dólares por su secuestro, aunque luego retiró la demanda debido a las críticas que recibió, inclusive de policías que también han sufrido el secuestro.

Betancourt es hija de diplomáticos y ha vivido en Europa. Habla francés como su idioma nativo. Antes de su secuestro era candidata a la presidencia de Colombia, pero ahora su popularidad ha caído al piso. Betancourt tiene un índice de negatividad del 80 por ciento.

Betancourt, quien fue rehén de las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (FARC), publicó un libro en el que habla sobre su aprendizaje y vivencias durante los más de seis años que estuvo secuestrada.

El libro en el que narra sus memorias de febrero de 2002 a julio de 2008, consta de 710 páginas y 82 capítulos, fue presentado en Nueva York para el canal francés TF1.

La autora de “No hay silencio que no termine”, declaró que lo peor de su experiencia fue la relación entre los seres humanos y en particular el trato recibido por parte de los secuestradores. También platicó sobre las tensiones vividas entre ella y  los demás rehenes los cuales ya escribieron hace algunos años su versión de los hechos. Ingrid  llamo “ángeles que le permitieron ver hacia el cielo” a estas personas quienes fueron sus compañeros de desgracia.

“Fueron los que me sacaron del barro y me pusieron en un lugar en el que me sentía un ser humano, sola no me habría sentido capaz”, subrayó la ex candidata a la presidencia de Colombia al hablar sobre su madre y sus hijos.

En la breve entrevista, Betancourt no quiso detallar sobre los maltratos a los que fue expuesta y aseguró que siempre tuvo fe en un Dios que le permitió salir a contar su experiencia.

El libro será publicado a finales de septiembre 2010 en diferentes países e idiomas.